Garci vuelve a llevar a la Cebrereña a Tercera

A.S.G.
-

El técnico abulense, que sigue engordando su currículo, suma su segundo ascenso con el equipo culturalista. Será la décima temporada en Tercera División del equipo de El Mancho Ángel Sastre

Garci vuelve a llevar a la Cebrereña a Tercera

Esta vez no hubo invasión de campo, ni camisetas para la ocasión, no mantearon a su entrenador ni llevaron la bufanda a la Virgen de Valsordo, pero no importa. Lo festejaron a su manera, a través de las redes sociales, allí donde pudieron dar rienda suelta a su alegría cuando el pasado jueves –el paso era casi anecdótico– la Comisión Delegada de la Asamblea de la FCYLF confirmaba los acuerdos alcanzados días previos y que convertía a la Cebrereña, como convirtió al Diocesanos, en equipos de Tercera. Los de Cebreros están de regreso.
Vuelve un año después –«no había mucha confianza en que pudiéramos conseguirlo»– la Cebrereña a la Tercera División. Una temporada en Regional le ha bastado para recuperar una categoría que hace años se veía tan lejana y complicada pero que desde la llegada de Pepe García a Cebreros empieza a ser habitual. Nueve temporadas suma ya el técnico abulense –como es habitual en él se tomará su tiempo para decidir si suma una más, la que sería la décima– en el banquillo de El Mancho Ángel Sastre. Tres las ha pasado en Regional, seis en Tercera, con dos ascensos por el camino. Si un 18 de mayo de 2019 tuvo que despedirse de ella con lágrimas sobre el campo, un año después –14 de mayo– la vuelve a saludar.
Hasta el 2005 la Cebrereña nunca antes había conseguido alcanzar una Tercera División en la que ahora ‘los chicos de la frontera sur’, como se les conoce en redes sociales, empiezan a ser habituales.  Tanto que en la última década (desde la 2010-2011 a la 2020-21)habrán estado más temporadas en Tercera que en Regional. Pero antes no era así.  
Se estrenarían con José ‘Chino’ Zapatera en la 2005-2006, volverían a jugarla en la 2008-09 con Luis Ortega y en la 2010-2011 con Luis Bertó y Ángel Becerril. Aunque les faltaba conseguir la ansiada permanencia, el paso adelante del equipo era una evidencia.
Una permanencia que acabaría llegando. Era el mes de mayo de 2014 cuando un doblete de David Terleira, secundado por Aitor y Mario (4-0) ante el Becerril, certificaba por primera vez en la historia de la Cultural Deportiva Cebrereña que el equipo seguiría en el Grupo VIII de Tercera División. Un hito en su historia tras una espectacular remontada en la segunda vuelta del campeonato. De sumar 12 puntos en la primera fase del campeonato, a conseguir otros 30 en la segunda para certificar la salvación. Por primera vez en la historia en la 2013-14 lo conseguían y lo hacían de manos de Pepe García, a quien se le confió el proyecto tras la marcha de Luis Ortega, tomando la alternativa tras su paso por el Adolfo Suárez, donde se fue forjando como segundo a las órdenes de José ‘Chino’ Zapatera y José Manuel Manzano.
Se había estrenado en la Regional (2011-12) quedándose a las puertas del ascenso en su primera experiencia, pero no fallaría en la segunda (2012-2013), donde Piru, Barrera y David Terleira lideraron el bloque junto un grupo de jóvenes jugadores –Jerays, Súper, Ruba, Juanma o Aitor– algunos de los cuales han tomado hoy el relevo.
Y lo que consiguió en la 2013-14, la ansiada permanencia, lo seguiría repitiendo. Empezaba la historia de la Cebrereña  en  Tercera,  un pueblo de 3.000 habitantes empeñado en dar continuidad a su proyecto. Y de nuevo, de la mano de Pepe García. Llegó la 2014-2015 y llegó una nueva salvación. Segunda temporada consecutiva y 41 puntos en el casillero en el año del descenso del Real Ávila. Se quedó al borde, pero salvó el escollo en un año sin Terleira, que había fichado por la Arandina. No hay dos sin tres. Tercera temporada (2015-2016) en el Grupo VIII y tercera permanencia  en el mejor año de su historia. Les llevó en volandas su mejor jugador no sólo de sus últimos años sino posiblemente de su historia, David Terleira. Sus 27 goles salvaron al equipo y le convirtieron en máximo goleador. Se especuló con la marcha de Pepe García pero siguió, como seguiría el equipo jugando en Tercera en la 2016-17 y la 2018-19, cuando ya no fue posible resolver un año marcado por las lesiones.
Cayó el equipo a la Regional y con el descenso aparecieron los miedos y las dudas propias de estas situaciones.  Siguió su presiente, Ángel Sastre, siguió su entrenador, Pepe García, y siguió su capitán, David Terleria. Con ellos y muchos más siguió la Cebrereña, que de nuevo hoy vuelve a  a la Tercera División.