Los tiempos de viaje a Madrid en tren no mejoran

B.M
-

La adecuación de la conexión ferroviaria entre Ávila y la capital de España a los tiempos actuales sigue siendo una de las asignaturas pendientes, aunque sobre el papel se ha destinado una gran cantidad de dinero

Los tiempos de viaje a Madrid en tren no mejoran - Foto: David Castro

La mejora de la conexión ferroviaria entre Ávila y Madrid sigue siendo una de las grandes asignaturaes pendientes para esta provincia. Y es que pese a que sobre el papel han sido muchos los millones de euros destinados tanto a la línea convencional como a otros proyectos que han quedado finalmente en el cajón como el estudio de la conexión a la Alta Velocidad o un Plan Específico Ferroviario, la realidad deja un panorama que no invita al optimismo, con menos servicios que hace quince año y unos tiempos de viaje sensiblemente superiores y nada competitivos, pese a la renovación de los trenes hace diez años, que dejaron atrás los TRD para dar paso a la Media Distancia.
En estos años las partidas destinadas al tren en Ávila han sido una constante en los presupuestos, pero en su mayoría se tratada de epígrafes genéricos de mejora o renovación de la línea, con lo que es prácticamente imposible calcular qué porcentaje de esa inversión millonaria plasmada en el papel se ha ejecutado realmente, aunque a tenor de las continuas quejas expresadas tanto por los usuarios como por las plataformas del ferrocarril , y del aumento de los tiempos de viaje, no parece que se haya invertido todo lo presupuestado, ni mucho menos o al menos no con la efectividad que sería deseable.
Solo en la mejora de la línea convencional, desde 2007 hasta 2018 se presupuestaron más de 20 millones de euros en las cuentas del Estado, con partidas que oscilaban entre los 117.000 euros programados en el año 2013 y los 7,5 millones del año 2014 para la renovación de esa conexión entre Madrid, Ávila y Salamanca o los 4,6 millones incluidos en los PGE de 2018 para la renovación integral de la línea convencional. También se reflejó en las cuentas estatales un Plan Específico Ferroviario para Ávila dotado con 300.000 euros, pero al año siguiente desapareció y volvió a reaparecer en 2017, pero sin dotación económica. 
Junto a esto están los alrededor de cien millones que, a través de diferentes convenios y partidas, se han asignado a Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) en los últimos ejercicios para la vía férrea abulense, con etiquetas como ‘renovación integral de la línea convencional del tren’ en los presupuestos de 2017. De hecho, en el proyecto de PGE para 2019 que presentó el Gobierno de Pedro Sánchez y que finalmente no fue aprobado, se incluían 2,2 millones de Adif para la renovación de la línea convencional;1.050.000 euros para pasos a nivel; 318.000 euros para actuaciones en estaciones y otros 207.000 euros para actuaciones en infraestructuras.
Las últimas obras ejecutadas en la línea convencional entre Ávila y Madrid de las que se tiene constancia son las realizadas entre los años 2016 y 2017 consistentes en la renovación total de la instalación de la línea aérea de contacto. Pero esas mejoras, a las que se destinaron algo más de 9 millones de euros, a efectos prácticas, se tradujeron en apenas cinco minutos de ahorro en el tiempo de viaje para un trayecto de poco más de 100 kilómetros. 
Mención aparte merece el capítulo relativo al AVE de Ávila, que menos obras ha tenido de todo, desde anuncios a bombo y platillo de varios Gobiernos diferentes, dos mapas con sus respectivos trazados, partidas presupuestadas, licitaciones en el BOE, mociones, preguntas parlamentarias, debates estériles, propaganda electoral, reproches, movilizaciones sociales, y en suma, más de quince años perdidos.
Dentro del último decenio, el AVE apareció como gran novedad en los presupuestos de 2011, cuando el Gobierno de Zapatero estaba llegando a su fin. En 2010 el entonces ministro de Fomento, José Blanco, anunciaba en el Congreso que Ávila regresaba al mapa de la Alta Velocidad ferroviaria pero con un proyecto nuevo, una conexión de 55 kilómetros entre Ávila y Segovia que permitiría, según aseguraron, viajar a Madrid «en menos de 40 minutos». Con seis millones de euros y la previsión de gastarse casi 20 millones hasta 2014 apareció el proyecto en los PGE de 2011. Al año siguiente, ya con el PP en el poder, el AVE desapareció de la programación presupuestaria.