Al menos tres residencias buscan personal para cubrir bajas

Mayte Rodríguez
-

En las de El Tiemblo y Fontiveros precisan auxiliares, médico y enfermera, mientras que en El Pinar de Pedro Bernardo acaban de hacer contrataciones, pero «igual mañana volvemos a necesitar gente»

Al menos tres residencias buscan personal para cubrir bajas


La crisis sanitaria está cebándose de una forma dramática con las residencias de la Tercera Edad, donde a los 14 residentes fallecidos solo en la provincia de Ávila como casos confirmados de coronavirus hay que sumar otra veintena que han muerto tras presentar síntomas pero sin habérseles hecho la prueba del Covid-19. Además,  201 mayores permanecen aislados en las habitaciones de sus residencias por presentar sintomalogía compatible y otros 256 están también en aislamiento preventivo.
La pregunta que se plantea es quién atiende a estas personas tan vulnerables cuando buena parte de sus cuidadores están también infectados. Y es que el personal de las residencias, precisamente por estar en contacto directo con los afectados o casos sospechosos, está sufriendo muy directamente la pandemia hasta el punto que son varios los centros de este tipo que están trabajando bajo mínimos precisamente porque su plantilla se ha visto diezmada. Aunque esta situación puede cambiar en cuestión de horas, esta Redacción ha confirmado que al menos hay tres residencias de la provincia de Ávila que buscan personal para cubrir las bajas que tienen en sus respectivas plantillas.
«No hace falta tener el título  para hacer las tareas de auxiliar, todo aquel que quiera trabajar en la residencia será bienvenido», asegura el alcalde de Fontiveros, David Sánchez. La residencia San Juan de la Cruz es uno de los centros donde necesitan personal. Además de auxiliares, se precisan «un médico, una enfermera, geroculturas y todo aquel que quiera trabajar» para atender a los residentes que ocupan las 48 plazas disponibles en este centro situado en un edificio municipal pero de cuya gestión se encarga una empresa privada. Habitualmente la plantilla está formada por 19 profesionales, pero estos días hay varios de baja. 
A las puertas de la residencia hay un cartel en el que se informa de la necesidad de personal y, de hecho, en estos últimos días se ha contratado a media docena de personas, nos cuenta el alcalde de Fontiveros. «Tiene mucho mérito la gente que se anima a trabajar en esta situación complicada, pero por otro lado no deja de ser una oportunidad laboral justo en este momento en que la situación económica no es favorable para muchas personas y empresas», reflexiona David Sánchez. 
En la residencia San Antonio de El Tiemblo acaban de anunciar que necesitan personal porque «un porcentaje muy alto de empleados están contagiados o tienen síntomas», apunta la alcaldesa, María del Mar Martín, que en una situación tan crítica valora positivamente que «al menos se haya hecho la prueba a todo el personal de la residencia», aunque todavía están pendientes de los resultados.
Ella admite que la situación allí es «de emergencia» porque «son muy pocos los empleados» que están «atendiendo» a los residentes, algunos de ellos en situación de aislamiento por presentar síntomas de COVID-19, de ahí el anuncio de la búsqueda de personal. «Se necesitan al menos siete personas, sobre todo auxiliares, un médico y una enfermera, no hace falta que hayan completado sus estudios, dada la situación tan excepcional la Junta autoriza que trabajen los estudiantes de Medicina y Enfermería que estén en el último año de carrera», detalla Martín.

 Las personas interesadas en cubrir alguno de esos puestos puede ponerse en contacto con los teléfonos 918627680, 678575717 o bien a través de los correos electrónicos eltiemblo@nexusintegral.com y eperez@nexusintegral.com
En la residencia Los Pinos de Pedro Bernardo acaban de contratar para cubrir los puestos de «siete empleados que están de baja», nos cuenta Florentino, su gerente. También allí el médico está de baja, igual que varias auxiliares, pero por suerte han podido cubrirse las vacantes. Eso sí, él es muy consciente de que «la situación puede cambiar de un día para otro», por lo que no cierra la puerta a que en un momento determinado vuelve a  necesitar personal. 

LEA LA NOTICIA AMPLIADA EN LA EDICIÓN IMPRESA DE DIARIO DE ÁVILA