Cocina casual

Maricruz Sánchez (SPC)
-

Cada vez son más los chefs que combinan sus locales estrella con otros 'low cost'

Cocina casual - Foto: César Cid

Al igual que la democratización de la moda llegó a la calle de la mano de grandes firmas como Inditex, la casualización de la cocina surgió para embelesar a los paladares de bolsillos más ajustados. Porque, deleitarse con una deliciosa comida, elaborada por prestigiosas manos expertas, no debería estar reñido con el dinero. O, por lo menos, así lo piensan algunos de los grandes chefs españoles. Cocineros con estrellas Michelin que combinan sus laureados restaurantes con otros más asequibles para todos los públicos e informales en su propuesta culinaria. Es el caso de Diego Guerrero, Mario Sandoval o Paco Morales, entre otros, quienes confiesan que «la capacidad de asumir riesgos» es lo que les diferencia.
Para Guerrero, poner en marcha un proyecto de casualización como su DSPEAKEASY es una manera de ampliar "campo y conceptos". "Lo que queremos hacer con estos locales es no repetirnos, no tiene sentido hacer dos DSTAgE, dos Noor o dos Coque, por lo que como empresario y como cocinero vas buscando diferentes maneras de hacer cosas, formas de complementarte a ti mismo", explica el chef vitoriano.
En esta línea, el cocinero madrileño Sandoval, que en breve abrirá Coquetto, su nuevo restaurante en la capital, entiende esta iniciativa como una una ventana abierta para poder escapar del fracaso. 
"Este es el motor del éxito, si no te arriesgas, te acomodas, y haces lo mismo todos los días y eso resulta aburrido", señala el dos estrellas Michelin gracias a su local principal, Coque. «Me apetecía hacer algo más, expandir el territorio y crear nuevas experiencias en la ciudad  porque hemos venido con una propuesta muy fuerte y tradicional, y estoy en un momento en que quiero demostrar que en 110 metros cuadrados se pueden llevar a cabo cosas que merezcan la pena, que representen el origen y sean asequibles para el público», insistía recientemente el chef.
Esta idea la comparte también Morales, un compañero en la élite de la profesión que en más de una ocasión ha confesado que su joya de la corona, Nanita, nació para acercarse al público cordobés, para dar una respuesta al cliente local.
"Para la puesta en marcha de este nuevo local en Córdoba tuvimos que pensar en un concepto con el que pudieramos seducir a la clientela de la ciudad y a su vez a la que venía de fuera", ha afirmado.
Con sus testimonios, estos tres chefs rompen moldes y avanzan en su idea de negocio, con un concepto casual de la mejor gastronomía.