El legado íntimo de Neruda

Javier Villahizán (spc)
-

Salen a la luz más de 600 documentos personales del Nobel, muchos de ellos escritos en su característica tinta verde

El legado íntimo de Neruda

Era el escritor de la tinta verde, como Rafael Morales, Juan Rulfo o, incluso, José Lezama Lima. Pablo Neruda (1904, Parral, Chile-1973, Santiago, Chile) compuso todos sus poemas y escritos con este característico color. De hecho, cuando en sus años de cónsul en Madrid durante la Guerra Civil o en alguno de sus destinos diplomáticos en Asia fallaba el suministro de este bolígrafo, empezaba una sequía literaria que no terminaba hasta que sus hojas en blanco volvían a recibir el riego de la tinta verde.
Hay quien dice que hay una especie de designio oculto detrás del uso de este color, como si el escritor quisiera desterrar lo oscuro del mundo, el de la tinta negra, y crear un universo luminoso y transparente. Quizá sea otro Premio Nobel, Octavio Paz, quien mejor haya desetrañado el secreto de esos poetas al escribir: La tinta verde crea jardines, selvas, prados, follajes donde cantan las letras, palabras que son árboles, frases que son verdes constelaciones...
Ahora, expertos, estudiosos y amantes del poeta chileno podrán resolver otro misterio, también en el mismo color de tinta, tras salir a la luz más de 600 documentos pertenecientes a la colección privada del empresario Santiago Vivanco, que será subastada en un único lote el próximo 19 de marzo en la galería La Suite de Barcelona, con un precio de salida de 650.000 euros.
La colección está formada por numerosos objetos personales, textos y ediciones del autor. Así, el conjunto completo lo forman 23 poemas y 164 documentos manuscritos y mecanografiados; 91 primeras ediciones y 48 publicaciones posteriores con dedicatoria; 100 fotografías, 89 cartas, 12 postales y 42 vinilos. De todos ellos sobresalde joyas como el primer poemario de Neruda, Crepusculario, un ejemplar de España en el corazón con dedicatoria a la actriz Margarita Xirgu, la colección completa de la revista republicana Los poetas del mundo defienden al pueblos español y un retrato de juventud.
Con todo, la reina de la colección es una primera edición de  Veinte poemas de amor  y una canción desesperada con dedicatoria a Gabriel García Márquez.
Con su característico boligrafo verde, el chileno ofreció justo dos años antes de morir este poemario a su colega colombiano, un libro que ni tan siquiera él tenía y que prefirió regalarlo. Querido amigo, con mis felicitaciones por este hallazgo de hace casi 50 años y que ni yo tengo. Te abraza, Pablo Neruda 1971. París.
Pero no fue la única obra, el autor latinoamericano solía dedicar ejemplares y enviar cartas en este representativo color a, entre otros, su compatriota Violeta Parra (Que canta a través de los sueños del pueblo, escribió) o a Salvador Allende, su presidente, a quien le anotó de su puño y letra: Con la amistad incondicional y a toda prueba de este humilde poeta de Temuco, que le canta a la Patria, con toda su alma de chileno. Unas palabras que perviven en el fondo de Vivanco. 


Trayectoria vital

La colección permite seguir el recorrido literario, pero también vital, de Pablo Neruda, como muestra la correspondencia con su hermana Laura o con sus esposas María Antonieta Hagenaar y Delia del Carril; o su carné del Frente de Acción Popular, de 1963, constatación de su fuerte compromiso político (Me hice comunista cuando la Guerra Civil española, escribirá en sus memorias), que le llevó a participar en 1970 en la campaña presidencial de Allende.
Neruda mostró en sus líricas memorias tituladas Confieso que he vivido una abrumadora personalidad repleta de vivencias, sacrificios y experiencias. Un texto que congrega las luces y las sombras de un autor repleto de vida y pasión por los cuatro costados.