La lucha contra el topillo busca eficacia con nuevas medidas

SPC
-

La Junta firma un acuerdo con las diputaciones de León, Valladolid, Palencia y Burgos que contempla actuaciones preventivas y de vigilancia contra la plaga

El consejero Jesús Julio Carnero (3d), junto a representantes de cuatro diputaciones y el alcalde de Cuenca de Campos - Foto: Ical

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, firmó ayer un protocolo de colaboración con representantes de las diputaciones de Valladolid, León, Palencia y Burgos, que integran la estrategia integral de prevención y lucha contra el topillo campesino en la Comunidad. Carnero, que recordó que esta iniciativa es uno de los compromisos de legislatura marcados por el Ejecutivo autonómico, resaltó la importancia de este acuerdo, al que próximamente se sumará también la Diputación de Zamora.
Esta estrategia «innovadora» establece una gestión integral del topillo campesino «de carácter preventivo, permanente y atemporal» que se basa en el manejo del territorio y con la participación de los agentes firmantes, además de que está previsto actuar en todos los reservorios, tanto agrícolas como no agrícolas, y hacerlo de manera respetuosa con el medio ambiente.
La estrategia contempla cuatro programas de trabajo entre los que figuran la prevención y control en parcelas agrícolas y también en reservorios dependientes de la administración; la monitorización y vigilancia; y trabajos de investigación y experimentación. El fin último pasa por ser «más eficaces» en la lucha contra esta plaga «endémica» para favorecer el bienestar de agricultores y ganaderos, así como el de los habitantes de los municipios.
La firma de este acuerdo de colaboración tuvo lugar en Cuenca de Campos (Valladolid) con la presencia de representantes de la Junta y diputaciones provinciales, además de organizaciones agrarias y cooperativas, según informa Ical.
Carnero explicó que se trata de «sumar» en una situación «cíclica» que se da en Castilla y León, en especial en Tierra de Campos, y en el que las diputaciones evidencian su «compromiso» por el medio rural.
Las actuaciones incluyen la coordinación y cooperación entre las instituciones provinciales y la Junta en la gestión integrada del topillo; la formación y transferencia de información y del conocimiento; el fomento, promoción y ejecución de prácticas fitosanitarias de manejo adecuadas para la minimización de riesgos, como la destrucción de huras en vías de dispersión y limpieza de cunetas; el fomento y promoción de medidas relacionadas con el control biológico del topillo campesino, como la instalación de cajas nido para cernícalos, lechuzas y posaderos; la investigación aplicable a la problemática derivada del topillo campesino, en colaboración con el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León y las universidades; la colaboración en la monitorización y vigilancia de la situación y evolución de las poblaciones de topillo y su influencia en los cultivos agrícolas.
La presidenta de la Diputación de Palencia, Ángeles Armisén, agradeció el trabajo para buscar una solución «de forma inmediata y cercana» a una plaga «en movimiento y adaptación», pero a la que se hará frente con este acuerdo que persigue ser «más eficaces» en la lucha contra el topillo campesino, y el trabajo permitirá «adelantarnos» gracias a la «experiencia» con la que ya se cuenta en esta materia, señaló.