PP y Gobierno acuerdan negociar en el Congreso

Agencias
-

Casado rechaza que la mesa para dialogar sobre los nuevos Pactos de la Moncloa esté dirigida por el Gobierno y pide crear una comisión parlamentaria para superar la crisis del Covid-19, por lo que no es seguro que las reuniones comiencen este martes

Sánchez planea que mañana arranque la Mesa de reconstrucción - Foto: Moncloa

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la oposición, Pablo Casado, han acordado este lunes que el pacto para la reconstrucción económica y social tras el coronavirus se negocie en una comisión parlamentaria.

Así lo han confirmado fuentes del PP y del Ejecutivo, que había planteado al principio a los partidos un documento metodológico con la mesa y cuatro grupos de trabajo con el objetivo de llegar al pacto en julio, y que ahora modificará para incluir el acuerdo de Sánchez y Casado.

El PP celebra que se haya logrado este acuerdo con el que se cumple su objetivo de que las negociaciones se hagan "con luz y taquígrafos", según fuentes del partido.

La propuesta inicial del Gobierno hablaba de la mesa principal con el presidente, los cuatro vicepresidentes y los portavoces parlamentarios, y de cuatro grupos de trabajo -sobre reactivación económica, estado de bienestar, sanidad y la UE- que se reunieran en el Congreso.

Fuentes del Ejecutivo han confirmado que ahora ese documento se adaptará al acuerdo entre Sánchez y Casado, de forma que recoja que la búsqueda del pacto se hará en una comisión parlamentaria.

Las mismas fuentes han explicado que tampoco es seguro ya que vaya a haber una primera reunión mañana -dado que los formatos cambian-.

En su propuesta inicial de trabajo a los partidos, el Gobierno apostaba por un calendario que hiciera posible cerrar un acuerdo inter-institucional entre el Gobierno de España, las CCAA y las Entidades Locales para la implementación de los pactos de reconstrucción en la primera quincena de julio.

En dicho documento, se apostaba por una mesa principal con el presidente, los vicepresidentes y los portavoces y cuatro grupos de trabajo con representación parlamentaria proporcional para las conversaciones entre Gobierno y partidos.

Y asimismo incluía las otras mesas o foros en los que el Gobierno debía discutir el acuerdo: con los agentes sociales, las comunidades autónomas y los municipios a través de la FEMP.

El objetivo, en cualquier caso, es el que Pedro Sánchez y sus ministros han repetido en estos días: Lograr un gran consenso político y social para la reconstrucción y la salida de la crisis provocada por el Covid-19.

Un consenso que busque la recuperación del crecimiento y de la creación de empleo y que fortalezca el sistema sanitario y el sistema de protección social.

 

Calvo, líder de la Mesa de reconstrucción

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, quiere que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, coordine la Mesa de partidos para la reconstrucción social y económica de España, que el presidente querría que echase a andar antes de que termine este mes de abril, según la metodología de trabajo que propone el Gobierno.

En ese documento, el Ejecutivo muestra su disposición a celebrar este mismo martes la primera reunión constitutiva de la Mesa, que presidiría Sánchez acompañado de los cuatro vicepresidentes del Gobierno (Carmen Calvo, Pablo Iglesias, Nadia Calviño y Teresa Ribera), si bien amplía el margen para ese primer encuentro hasta el 30 de abril.

Esta mesa de diálogo buscará alcanzar un gran consenso político y social para la reconstrucción y la salida de la crisis provocada por la COVID-19 con el objetivo de favorecer la recuperación del crecimiento (el FMI pronostica para España una caída de su PIB del 8 por ciento este año) y la creación de empleo lo antes posible.

La segunda aspiración de la Mesa es fortalecer la sanidad y el sistema de protección social de manera que se garantice la solidaridad con los sectores más afectados y desprotegidos.

El propio documento con la metodología sugerida por el Gobierno aclara que se trata de una "propuesta abierta" para organizar el trabajo y como tal está sujeta a las aportaciones que acuerden las distintas fuerzas políticas. Es más, la propia metodología de trabajo es parte del orden del día que plantea el Ejecutivo para la reunión constitutiva y por tanto, debe ser acordada por los participantes.

Para alcanzar los objetivos de la Mesa, el Gobierno propone crear cuatro grupos de trabajo en torno a los temas que él avanzó en su rueda de prensa del sábado y donde cree que podría encontrarse un mínimo común denominador: cómo recuperar la actividad económica; políticas sociales y sistema de cuidados; fortalecimiento de la Sanidad pública y posición común ante la UE.

En estos grupos de trabajo estaría representado el Ejecutivo (con un máximo de tres miembros en función de los temas que se traten) y los partidos con representación parlamentaria atendiendo a criterios de proporcionalidad, de manera que los grupos más numerosos tengan un mayor número de representantes que los más pequeños.