Ávila vuelve a brillar en Las Edades del Hombre

D.C
-

Una pintura de Aldeavieja, una custodia de Madrigal de las Altas Torres y dos manuscritos musicales de la Catedral de Ávila podrán verse en la localidad de Lerma entre los meses de abril y noviembre

Ávila vuelve a brillar en Las Edades del Hombre - Foto: Ricardo Munoz Martin (Spain)

La diócesis de Ávila aportará cuatro piezas a la la próxima edición del proyecto cultural Las Edades del Hombre, que se celebrará en la localidad burgalesa de Lerma entre los meses de abril y noviembre, una cita con lo mejor del arte religioso de Castilla y León que va mucho más allá de la mera estética para entrar en el mundo de la espiritualidad y que esta su XXIV cita llevará por título ‘Angeli’.
Esta exposición, que está dedicada como adelanta su título a «la figura y trascendencia» de los ángeles, «seres divinos que forman parte de la corte celeste, intermediarios, custodios individuales de hombres y criaturas y mensajeros del Padre», repartirá su cuidada colección de arte sacro entre tres sedes, la ermita de la Piedad, el monasterio de la Ascensión de Nuestro Señor y la Colegiata de San Pedro.
Las cuatro piezas abulenses que estarán en Angeli, según informaron ayer José María Gil Tamayo, obispo de la diócesis de Ávila y presidente de la Fundación Edades del Hombre, y Gonzalo Jiménez, secretario general de esa misma Fundación, son una pintura, una custodia y dos piezas musicales manuscritas, provenientes de tres localidades diferentes. En el acto de presentación les acompañó el delegado territorial de la Junta, José Francisco Hernández, el cual resaltó «el compromiso de la Junta con este proyecto», al que ha aportado 1,7 millones de euros.
La pintura, explicaron, es una Transverberación de santa Teresa de Francisco Camilo fechada en 1662, un óleo sobre lienzo clavado en tabla que pertenece al retablo de una capilla dedicada a san José de la iglesia parroquial de San Sebastián de la localidad de Aldeavieja. La obra, una de las iconografías más conocidas de la mística abulense, se encontraba en un estado de conservación que hizo necesaria su restauración, trabajo de recuperación llevado a cabo por la propia Fundación que ha recuperado toda la belleza de la pieza del siglo XVII.
Las dos obras musicales son dos manuscritos en papel encuadernados en tablas de cuero con herrajes que pertenecen al archivo de la Catedral de Ávila. Una de ellas recoge el Officium defunctorum y Misa pro defunctis de Chistophorus Morales, del siglo XVIII, y la otra el Himno para la fiesta de los Ángeles Custodios que compuso Juan Navarro.
La cuarta pieza abulense que lucirá en Lerma es una custodia perteneciente al convento de agustinas de Madrigal de las Altas Torres, una obra de orfebrería realizada en 1789 por Marcador Silva en bronce y plata (tanto dorada como en su color original).
más arte abulense. El protagonismo abulense en esta nueva edición de Las Edades no se quedará en esas cuatro piezas, que no es poco, sino que se amplía al cartel que sirve para publicitar la cita, diseñado por Ester Martín y dominado por una hermosa pintura del artista Eduardo Palacios que representa a un ángel de una manera muy sutil, presentando solamente su cara y dejando intuir la parte superior de una de sus alas.