El Real Ávila patina en su estreno

A.S.G.
-

1
Real Ávila
1
Real Burgos
Finalizado
El equipo encarnado regala un empate ante el Real Burgos en un partido que tenía en su mano con el tanto de Rubén Ramiro. En la segunda mitad el equipo se vino abajo. Bruju y Alberto levantaron a los burgaleses

El Real Ávila patina en su estreno - Foto: David Castro

Subió el telón de la 2019-20 y el Real Ávila patinó sobre el escenario en una tarde en la que el equipo de Jonathan Prado regaló un empate inesperado ante unReal Burgos que, pese a los problemas que rodean al equipo –se presentaron con 15 jugadores, 13 de ellos de campo– supo sacar un punto del Adolfo Suárez que festejaron como un triunfo. Yno es para menos cuando los de SanAmaro son claros candidatos a la lucha por la permanencia y se presentaron como una ‘perita en dulce’ que finalmente se le atragantó a los de Jonathan Prado, que dieron una de cal y otra de arena. Como el curso pasado, el equipo encarnado fue incapaz de controlar un partido que nunca se le debía haber escapado. Tuvieron las ocasiones suficientes como para haber sentenciado el choque pero en la segunda mitad se vinieron abajo. Como el año pasado, hay cosas que parecen no cambiar. Y deben cambiar.    
Con dos ocasiones, la de Rubo y Rubén Ramiro, se abría el telón a la temporada ante un Real Burgos que comenzó el choque con la sensación de que el partido se le podía hacer muy largo.
Quiso hacerse con el balón el equipo desde los primeros compases. Se multiplicaba Ortiz por el campo, le seguía Ovidio, pendiente del ‘11’ por toda la parcela central. Había otros. Estaban Rubén Ramiro, de Jorge y de Rubo. Estaba enchufado el equipo y estaba enchufado su ‘9’, que sumó la tercera ocasión –minuto 18– en un balón llovido al que miró con ojos de deseo cuando se pensó lo de rematar de chilena.
Buscaba su contra el Real Burgos, aguardaba con el balón el Real Ávila. Esperaba un error el equipo de Daniel Santos, que lo encontró en un balón suelto en tres cuartos que recogía Alberto –minuto 23– para hacer el primer disparo a puerta de los burgaleses. Le costaba encontrar los huecos a un Real Ávila que buscaba a Rubén Ramiro y De Mesa, pero la ocasión le llegaría al equipo de la manera más inesperada. No blocó el portero –minuto 28– un balón por alto. Era sencillo, fácil, pero Ibai la dejó suelta ante la oposición de Javi De Mesa y Rubo, que pudo rematar a portería. Le falló el apoyo en el disparo a la media vuelta. Se fue al suelo cuando ya se relamía.
Buscaba el primero el Real Ávila, lo merecía y lo consiguió. Lo tuvo en sus botas Ortiz. Gran contra de los encarnados. Bajó Rubo al centro del campo, descolocó a los centrales. Fuera de sitio, el camino hacia la portería era una autopista vacía desde el centro del campo. Por ella aceleró Ortiz. Le vio Rubo, que le puso el balón al hueco. Encaró a Ibai, que salvó al equipo.  Al menos de primeras, porque De Mesa recogió el rechace, caracoleó en el lateral del área y la puso al segundo palo para que Rubén Ramiro –minuto 33– rematara al fondo de la red. Era el 1-0, el quinto gol del extremo madrileño desde que comenzó el verano. Ysi De Mesa regaló el primero, pudo hacer el segundo apenas tres minutos después, pero su disparo se estrellaba en el larguero. El Real Burgos pareció desmoronarse. Donde antes había un muro ahora había un boquete.
Le costó recuperarse al equipo de DanielSantos. No lo supo aprovechar el equipo encarnado para hacer el segundo antes de que el partido se marchara a vestuarios.  
Tras el descanso quiso buscar el empate el Real Burgos. El camino, el más simple. Balón en largo hacia la carrera de Alberto, que cambió el puesto con Manuel en ataque. Plan simple pero complicado. Se sentía segura la defensa encarnada como se sentía seguro Javi de Mesa, que volvería a toparse con la madera cuando su disparo desde la frontal –minuto 54– lo tocaba lo suficiente Ibai como para desviarlo contra el palo.
Se convertía Ibai en protagonista entre los suyos. Evitó el 2-0 a disparo de De Mesa y se lo impidió a Rubo cuando el ‘9’, a pase de Rubén Ramiro, se midió en el cara a cara con el portero.Como ante Ortiz, le ganó a Rubo en el duelo. Sin embargo pudo acabar la jugada en gol. El rechace golpeó de manera involuntaria en Javier, que por poco pudo hacer autogol.
De portería a portería y de Ibai a Alberto, que cumplió con su parte en una doble acción. Primero ante el disparo lateral de Bruju –minuto 63– y acto seguido ante Iván, que a punto estuvo de cazar desde el punto de penalti un mal disparo de Manuel. Evitó el portero encarnado cualquier susto en unos minutos en los que el Real Burgos trataba de buscar su momento.
No terminaba de controlar el partido el equipo encarnado y llegaba el jarro de agua fría para los de Jonathan Prado. Se relajó el equipo y llegó el empate del Real Burgos tras una doble ocasión. Arrancó Bruju desde lejos, en diagonal, y terminó por rematar Alberto en el área. Estrelló el disparo en el larguero pero el esférico lo recogía Iván, que aprovechaba el desconcierto en el área encarnada para rematar junto al palo. No pudo evitarlo Alberto, que recogía el cuero del fondo de la red (1-1) en el 71’. Había perdido el sitio el Real Ávila. Empezaron los errores, las imprecisiones. Olía a Sangre el Real Burgos, que se lanzó a por el 1-2. De nuevo de botas de Bruju e Iván. Eslalon del extremo, balón a la frontal y disparo de Iván que desviaba Oli a córner.
Buscó Jonathan Prado más remate con Calderón y más oxígeno con Edu López, pero el equipo estaba tocado, nervioso. Un empate en casa no era la mejor manera de comenzar la temporada.  
Se quedó con las ganas Rubo. Su último cabezazo –minuto 88– se marchó a un palmo de la portería. Quedó el descuento, la heroica y el disparo de Peli que se marchaba por encima del larguero.

 

Jonathan Prado
Entrenador del Real Ávila
«No hay que poner excusas y hacer autocrítica»

«Aquí no hay que poner excusas de ningún tipo. Desde el primer día debemos ser autocríticos si queremos crecer y progresar en lo que queremos que sea el Real Ávila de la 2019-20. Es verdad que hasta el minuto 60 tuvimos buenas sensaciones pero a partir de ahí el equipo se ha desorganizado, hemos perdido el control del partido y les hemos dado vida. Sabíamos que ellos iban a tener una y la han aprovechado. Aunque nos veíamos superiores, eso no sirve»

 

Daniel Santos
Entrenador del  Real Burgos
«Es un punto  muy importante. Nuestra situación era difícil»

«Es un punto muy positivo. Traíamos una situación complicada, con apenas 13 jugadores de campo y dos porteros. Es un punto importante porque la situación era difícil. En la segunda parte dimos un paso adelante porque vimos que, si seguíamos como en la primera, no íbamos a sacar nada positivo».


Las más vistas