Piedralaves se va de carnaval

E.C.B
-

La localidad vivió este martes su gran desfile con la participación de alrededor de 400 personas que derrocharon simpatía e imaginación ante el numeroso público presente en la avenida de Castilla y León

Piedralaves se va de carnaval

Piedralaves vivió este martes su día grande de Carnaval con un desfile en el que el colorido, la imaginación y sobre todo la diversión volvieron a ser los grandes protagonistas un año más. Alrededor de 400 personas se disfrazaron para la ocasión y realizaron el tradicional recorrido desde el Prado de San Roque hasta la plaza de la Constitución animando al numeroso público que se daba cita a ambos lados de la avenida de Castilla y León, arteria principal de la localidad, que con sus aplausos recibían a cada uno de los participantes.
Este año fueron dos las participantes en la categoría de carrozas, a las que se sumaron una decena de comparsas, con representación de localidades vecinas como Sotillo de la Adrada y La Adrada, ocho grupos y diferentes parejas y personas que en solitario quisieron sumarse también con sus disfraces a esta gran fiesta de Carnaval que pasa por ser una de las más animadas y participativas de toda la provincia y que en esta ocasión tuvo también un tiempo soleado muy propicio para el desfile.
En cuanto a la temática, fue como cada año muy variada, aunque hubo varios grupos y comparsas participantes que se decantaron por motivos medioambientales, aludiendo especialmente al cambio climático. No faltaron tampoco los clásicos disfraces de temas infantiles, como unos ratoncillos, coches de choque o la carroza de Aladdín, y otros que apostaron por propuestas de fantasía. Entre los más divertidos también destacaron los que recrearon el programa televisivo ‘Aplauso’, con actuaciones encima de un escenario.
Y todo ello ante la atenta mirada de niños y mayores repartidos por todo el recorrido y como no, de los miembros del jurado, entre los que en esta edición se encontraba el subdelegado del Gobierno en Ávila, Arturo Barral, así como alcaldes de la zona, entre otros, que debían decidir los ganadores de los premios que repartía el Ayuntamiento en las distintas categorías, por un montante económico global de más de 1.000 euros.
Una vez terminado el desfile y ya en la plaza de la Constitución, todos los participantes y demás asistentes siguieron la fiesta tomando una limonada y unos bollos de carnaval.