Down Ávila también teletrabaja y mantiene el apoyo

M.E
-

La asociación continúa prestando servicio a sus usuarios a través de las nuevas tecnologías. Mantener la rutina es clave

Down Ávila también teletrabaja y mantiene el apoyo

EL pasado 21 de marzo se celebró el Día Mundial del Síndrome de Down, este año centrado en la campaña ‘Los verdaderos influencers’ para poner de relieve cómo las personas con síndrome de Down influyen de manera muy positiva en su entorno. La celebración ha sido, sin duda, diferente para Down Ávila. Con su centro de operaciones cerrado a la actividad presencial por la emergencia sanitaria derivada de la expansión del coronavirus, la asociación ha canalizado la conmemoración a través de las redes sociales, de manera que no han faltado los mensajes positivos, la comunicación con las familias de los usuarios y el impacto de la iniciativa. Eso sí, la pena ha estado en que la gran familia de Down Ávila (atienden a unos 160 usuarios) no ha podido juntarse en esta ocasión, justo en el momento en que iban a aprovechar este Día Mundial para dar el pistoletazo de salida a los actos por los 30 años de andadura de la asociación, aniversario que se cumple este año.
Las actividades previstas, como una exposición, quedan aparcadas pero no suspendidas, explica Mar Rodríguez, la presidenta de Down Ávila. La actividad del centro, eso sí, continúa en estos días. Lo hace, como en muchos otros ámbitos de la sociedad, de forma on line, todo ello para asegurar que los usuarios de los distintos programas continúan con sus rutinas y el trabajo diario. «No podemos frenarnos, en ningún momento nos planteamos parar, hay que seguir dando apoyo, acompañar aún más en esta situación tan complicada; no podemos hacer lo mismo, pero podemos hacerlo diferente», precisa.
Así, los alrededor de veinte profesionales de las áreas de atención temprana, autonomía personal, logopedia o empleo y taller ocupacional siguen en activo y en contacto con los usuarios a través del teletrabajo para ofrecer las pautas a seguir en esta situación y mandar tareas que luego ellos devuelven ya realizadas. Se trata de seguir prestando los apoyos, aunque «de otra manera», remarca Mar Rodríguez, quien explica que días antes de la entrada en vigor del estado de alarma ya estuvieron trabajando con los usuarios sobre el tema y esta situación de confinamiento no les ha pillado desprevenidos. «Puede haber algún caso particular, pero en general todos se están adaptando bien a la cuarentena y no tenemos retorno de que se estén produciendo problemas, siempre nos demuestran que se adaptan y pueden», subraya.