De Frutos da 'calabazas' al Real Ávila

Área 11
-

1
Numancia B
0
Real Ávila
Los encarnados, de nuevo sin gol y sin suerte, se despiden definitivamente de toda ilusión por el playoff tras caer ante el Numancia B por la mínima

De Frutos da 'calabazas' al Real Ávila - Foto: David Castro

El Real Ávila cayó derrotado en Soria por la mínima (1-0) con un resultado que pone el punto y final a la temporada de los de Jonathan Prado, que se marcharon de vuelta al Adolfo Suárez a 16 puntos de su rival. Un gol de De Frutos, bastante protestado por los visitantes al considerar falta del jugador local, fue suficiente para que los jugadores de Jonathan Prado se fueran de vacío de la Ciudad Deportiva Francisco Rubio.
De esta forma los de Pablo Ayuso siguen encaramados en la zona alta de la clasificación con un equipo que es prácticamente nuevo mientras que el Real Ávila deberá conformarse con mejorar su posición en la tabla.
Lo cierto es que durante los primeros cuarenta y cinco minutos de partido el choque fue intenso, con un poco de todo pero sin ocasiones y así es imposible marcar. Tardaron los visitantes en asentarse en el terreno de juego. Los locales llevaban el peso del partido y la circulación del balón. El Real Ávila lo intentaba con movimientos en largo del balón y sobre todo por banda, buscando siempre a Moreira. Una buena ocasión la tuvo Alfredo quien dejó el balón en carrera para la entrada de su compañero Ekiza pero se le hizo de noche ante la salida de Alberto. Se lió, y la jugada se difuminó. La réplica fue para Calderón, quien se quedó solo ante Toni pero estuvo hábil, al igual que en la siguiente ocasión para el Real Ávila. Un buen centro, templado y medido desde la banda derecha de Moreira fue tocado lo suficiente por Toni para que el balón llegara franco al delantero que estaba justo detrás, el balón cayó muerto y afortunadamente para los intereses locales Cámara despejó sin contemplaciones.
A medida que pasaban los minutos el Ávila estuvo más acertado en el juego e incluso en la contundencia. Se fue haciendo con el partido pero sin ocasiones. Ni un disparo a puerta por parte de ninguno de los dos equipos. No fue una primera parte intensa en cuando a ocasiones, no hubo ninguna razonablemente clara pero el partido tenía cierto ritmo y algún que otro pique entre jugadores, todos sanos, que daban vida al partido.
Tras el descanso ambos equipos comenzaron a llegar con más peligro al área rival. A los pocos minutos de la reanudación un clamoroso error de Cámara estuvo a punto de costarle caro. El central rojillo no controló el balón bien, habilitando a Calderón quien se quedó ante Toni pero no marcó, increíble para el banquillo donde se encontraban sus compañeros, Toni hizo una buena intervención evitando el gol. La contestación fue para De la Mata. Lanzamiento lejano y a media altura que se marchó fuera por muy poco. El equipo de Prado iba a más. Creció, e incluso llegó en determinados momentos a embotellar al equipo local, quien salió con determinación de la presión.
Los entrenadores de los dos equipos comenzaron a realizar los pertinentes cambios para intentar modificar aquello que no les gustaba en el terreno de juego. A falta de veinte minutos comenzó a precipitarse el partido. Álvaro tuvo una buena ocasión mediante un lanzamiento de falta directa que se marchó alta. Pero sin lugar a dudas la mejor ocasión para el Real Ávila fue una indecisión de Toni en la salida. El cancerbero local se quedó a media salida, llegando antes Rubén Ramiro que el portero y su par pero su intento de vaselina fue demasiado fuerte y el balón no fue a portería. Lamentos ante la ocasión perdida y lo que podía pasar. Minutos después, en esa fase donde poco a poco y sin hacer ruido el Real Ávila se había comido en el campo a los locales, un balón de Javi de Mesa fue para Cristo pero llegó antes el lateral zurdo Ceínos para robarle el balón y la ocasión.
Cuando parecía que no había más remedio que repartir los puntos, apareció De Frutos con un control dentro del área bastante protestado por el Real Ávila al considerar falta, lanzó el balón cruzado haciendo inútil la estirada del portero visitante y dando los tres puntos a los sorianos. Faltaban segundos para el final y Rubén Ramiro se sacó de la chistera un lanzamiento lejano que dio en el larguero obligando a los asistentes a aguantar la respiración. Al Real Ávila le toca levantarse y preparar el duro partido que tendrá la semana que viene en su casa ante nada más y nada menos que el Zamora.