500 euros para los italianos que hagan turismo local

Agencias
-

El Gobierno lanza un bono para cada núcleo familiar con el fin de fomentar que las vacaciones de verano se realicen en playas, montañas o localidades dentro del territorio nacional

500 euros para los italianos que hagan turismo local - Foto: Jennifer Lorenzini

Este verano será difícil viajar por el mundo. Los países lo tienen en cuenta y, por eso, muchos de ellos tratan de convencer a sus ciudadanos de que la alternativa del turismo nacional es una buena opción, no solo para conocer su propia nación, sino también para evitar exponerse al entrar en contacto con otros territorios que, tal vez, estén en una situación peor de lo notificado.
También puede haber una razón económica, puesto que todo apunta a que la crisis sanitaria derivará en otra financiera. Y, por todo esto, el Gobierno de Italia decidió ayer aprobar un plan de estímulo para las familias con algunas medidas que sorprendieron a propios y extraños.
Así, dentro de un programa de ayudas de 55.000 millones de euros para las hogares y empresas golpeados por la emergencia actual, el Ejecutivo de Giuseppe Conte dejó un apartado para fomentar el turismo nacional. 
El primer ministro prometió a sus compatriotas que no deberán tomar el sol este verano desde el balcón de sus casas y que podrán pasar sus vacaciones en las playas y montañas transalpinas. Y, por eso, se ha aprobado una subvención para que esto pueda ser una realidad.
Se trata de un bono de hasta 500 euros para cada núcleo familiar destinado a gastar en estructuras turísticas de Italia. Una ayuda que será adelantada por las empresas a los clientes en forma de descuento, pero que después será reembolsada por el Estado. Eso sí, tiene algunas modificaciones en función de cómo esté compuesto cada hogar. Así, esos 500 euros se reducirán a 300 para las parejas sin hijos y a 150 que recibirán quienes viajen en solitario.
Pero dentro de ese plan gubernamental se encuentra otro punto que también ha llamado la atención: una subvención de hasta un máximo de 500 euros para fomentar la compra de bicicletas y patinetes eléctricos ante las restricciones en el transporte público.
Este bono movilidad, para el que se destinan 120 millones de euros, tendrá validez hasta el final de este año y podrá ser usado por todos aquellos habitantes de ciudades de más de 50.000 personas.
Además de bicis clásicas y eléctricas, los italianos podrán comprar con esta ayuda -que financiará un 60 por ciento del total del precio del producto adquirido-  todo tipo de vehículos no contaminantes, como patinetes eléctricos o segways, una manera de «incentivar formas de movilidad sostenible alternativas al transporte público», según informó el Ejecutivo, que prevé, a partir de 2021 sacar un bono similar para fomentar el uso del transporte público.