Si en mayo no hay cambios...

A.S.G.
-
Si en mayo no hay cambios... - Foto: Belén González

Los actuales propietarios del Real Ávila se plantean su continuidad en el club ante la ausencia de apoyos económicos, el frenazo a la construcción de la nueva ciudad deportiva y la falta de resultados deportivos. «A día de hoy no vemos futuro»

El futuro del Real Ávila está en juego.Y no sólo en lo deportivo, donde el equipo podría haber dicho adiós a sus opciones de pelear por los puestos de ascenso, sino en lo institucional, donde el momento es delicado hasta el punto de que los actuales propietarios del Real Ávila –Gestfootball Elite SL–  podrían estar planteándose su continuidad en el Adolfo Suárez una vez finalice la actual temporada.Y no sólo es una cuestión de resultados deportivos, donde la decepción es patente en los pasillos del AdolfoSuárez, sino mucho más.La falta de apoyos económicos, de respaldo social e institucional pero especialmente los problemas a la hora de construir la nueva ciudad deportiva en los actuales terrenos del Adolfo Suárez, clave en el proyecto que arrancó en 2016, están siendo  determinantes en un club que este fin de semana celebraba su Junta General Ordinaria de Accionistas conscientes del complicado futuro de un club que este verano debería cumplir 96 años. Y en estos momentos el condicional –debería– adquiere más sentido que nunca. Porque si en mayo «la cosa no cambia, continuar como hasta ahora no tiene sentido».
Las cuentas no cuadran. En un presupuesto aprobado cercano a los 220.000 euros las pérdidas cada año se elevan a 80.000 euros solventados desde el bolsillo de sus actuales propietarios, que las están haciendo viables. Si los ingresos son pocos –apenas 25.000 euros se consiguen por patrocinadores locales, «el resto viene de fuera»– las «ayudas, ninguna». Un escenario complicado al que se unen los elevados gastos derivados del mantenimiento del estadio –luz, jardinero...–  o que «la subvención de este año se nos ha denegado porque no se justificó correctamente la subvención de 2015, un año en el que nosotros ni estábamos».
Si las cuentas no cuadran –estos últimos dos años los actuales dueños han tenido que poner de su bolsillo cerca de 150.000 euros– mucho menos cuadra un escenario en el que la construcción de la ciudad deportiva ha vuelto a sufrir un nuevo revés desde la Confederación Hidrográfica del Duero, que no permite nuevas construcciones en los actuales espacios que ocupa el Adolfo Suárez. «Con este escenario, el futuro es complicado» reconocen fuentes del club a Diario de Ávila, que confiesan que «para ser sextos no tiene sentido este proyecto.Con el presupuesto que tenemos nos da para tener una plantilla en mitad de la tabla. ¿De qué nos ha servido acabar sexto o séptimos otro año?». En resumidas cuentas, para sobrevivir no están.
Seguir o no seguir «aún no está sobre la mesa». Se dan tiempo en el club para afrontarlo seriamente, pero «lo que tenemos claro es que en mayo –es la fecha de las Elecciones Municipales– lo veremos. Si tenemos que seguir en estas condiciones, en un estadio en ruinas, esto es inviable» indican a la espera de cómo pueda quedar configurado el próximo Ayuntamiento de Ávila.
Se sienten decepcionados en el Real Ávila ante lo que se han encontrado. «Llegamos con un proyecto de dos millones de euros y no nos dejan hacerlo». Hace justo tres años –febrero del 2016– Gestfootball Elite ponía en marcha la maquinaria para hacer realidad la nueva ciudad deportiva con la que dar viabilidad económica al club encarnado, reflotarle y darle un futuro, saneando sus cuentas y dotándole de un respaldo a través de la explotación y gestión del nuevo espacio deportivo. Tres años después de todo ello el denominado proyecto ‘Centenario 2023 Real Ávila CF’ está más en el aire que nunca.Y con ello de nuevo las dudas arrecian sobre la continuidad del club. Lo cierto es que esta ciudad deportiva estaba proyectada en Madrid como un espacio deportivo dirigido al mundo del fútbol. Si aterrizó en Ávila fue porque se planteó la posibilidad de hacerlo allí donde ahora no se puede.
Si no se hace la ciudad deportivo, si no hay apoyo social, empresarial e institucional «es un sin sentido. Más allá de crecer, así lo normal es que el club vaya a menos. No hay presupuesto para crecer».
De momento nadie en el club entrega la cuchara. Prueba de ello es el trabajo con convenios con clubes importantes –están muy avanzados– para lograr la cesión de jugadores a coste cero y poder destinar el resto de recursos económicos a jugadores de nivel que permitan el crecimiento deportivo. Sin embargo tienen claro que necesitan una respuesta firme de la ciudad, «porque ahora mismo se están poniendo importantes cantidades de dinero y ves que no te da para llegar. No sería un problema si viéramos un futuro, pero a día de hoy no lo vemos».
Hay mucha decepción en estos momentos en el Adolfo Suárez donde no ven claro el futuro. «Si no vas a poder competir porque no tienes  respaldo, ayudas ni presupuesto para hacerlo, pues...» dejan en el aire. Dejan muy claro que si a partir de mayo hay un cambio, si ven un verdadero respaldo desde el Ayuntamiento, pues «pueden cambiar las cosas». Quieren mirar lo que queda por delante de otra manera, hacerlo con la esperanza de que la situación pueda cambiar y poder seguir. Porque las dudas se han abierto.