La mayor promoción de policías locales inicia el curso

P.R.
-

En los últimos nueve años, la Junta ha organizado más de 700 convocatorias en una actividad formativa en la que han participado más de 16.000 policías locales, bomberos y voluntarios de protección civil

La mayor promoción de policías locales inicia el curso

La mayor promoción de alumnos de policías locales de Castilla y León inició ayer su andadura en el curso XLII, con un total de 136 hombres y mujeres, que superaron un proceso selectivo en sus respectivos municipios, un total de 23. El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, junto con el director de la Escuela Nacional de Policía, el comisario principal, José Luis Tejedor, presidieron el acto de apertura del curso en la Escuela Nacional de Policía, centro donde se ubica también la Escuela Regional de Policía Local de Castilla y León.
Suárez-Quiñones explicó que estos futuros policías locales se incorporarán a las plantillas de procedencia tras más de 600 horas lectivas en el centro de formación de Ávila y 300 horas de prácticas en sus respectivos municipios de procedencia.
El consejero también destacó que en los últimos nueve años estos nueve años la Junta ha formado a 16.113 los policías locales, voluntarios de protección civil de extinción de incendios y bomberos los que han asistido a más de 720 cursos. «Una actividad formativa exigente -dijo el consejero- que forma parte de todas aquellas personas que tienen que garantizar la seguridad y la protección a los ciudadanos de Castilla y León».
A su vez, reconoció que el decreto que adelanta la jubilación de los policías locales provocó que las plantillas de policías local «quedaran diezmadas», pues como consecuencia de su aplicación unos 400 agentes se jubilados. «Estas jubilaciones han supuesto un esfuerzo para todos. Para los ayuntamientos, que han tenido que dotarse de nuevas plazas, para la Junta, a la que muchos consistorios delegaron el proceso de selección, y para la propia Escuela Nacional de Policía. De hecho, además de este curso básico de 136 alumnos, el año pasado tuvieron que organizarse otros dos cursos de 98 plazas, además de otro que se realizó en Valladolid gracias a un convenio con el Ayuntamiento vallisoletano. De esta forma se han logrado formar en torno a 300 nuevos policías locales para suplir esa baja de los 400 agentes que fueron jubilados, explicó Suárez-Quiñones.
El consejero también anunció que proseguirán con este ritmo para tratar de completar las plazas de las plantillas que han quedado vacantes, conjuntamente con los ayuntamientos, que son los que realizan las convocatorias.

El director de la Escuela Nacional de Policía, el comisario principal José Luis Tejedor, recordó que la colaboración con la Junta para la formación se remonta al año 1999. A su vez, valoró de forma positiva que los policías de Castilla y León se formen en esta Escuela Nacional, y reconoció que el hecho que los policías locales se formen Ávila junto a los policías nacionales, implica que «como compartimos métodos de trabajo, nos ayudará a conocernos y a saber como funcionamos a la hora de trabajar en la calle y a la hora de colaborar en los dispositivos. El hecho al conocernos, que sepamos como funcionamos y cómo son nuestros procedimientos de trabajo, sin duda influye en la eficacia y en el servicio de que damos a la sociedad».