El orgullo para sumar puntos

A.S.G.
-

El Real Ávila regresa del descanso a 13 puntos del Numancia B, su próximo rival en el Francisco Rubio. El reto del equipo a partir de ahora, «sumar todo lo posible, más por orgullo que por clasificación»

El orgullo para sumar puntos - Foto: Isabel García

El Real Ávila vuelve a la competición. Lo hace tras el parón obligado de un Grupo VIII de impares y que lleva cada fin de semana a un equipo al diván de pensar. Esta vez les tocó a los encarnados. Lo hicieron a regañadientes. «Nos hubiera venido bien jugar» decía JonathanPrado tras ganar al Astorga.Lo cierto es que nunca es buen momento para parar.Cuando se pierde, por las ganas de retomar el pulso a la competición.Cuando se gana, por darle continuidad al momento. Y si los encarnados se marcharon con una sonrisa de oreja a oreja tras el duelo ante el Astorga, regresaron del descanso con la mirada torcida. Porque el fin de semana «salió cruz» reconoce el técnico encarnado. Ganó el Numancia B al Astorga. «Siempre piensas que podía ser posible una derrota» de los sorianos, pero lo que ocurrió fue «el peor resultado para todos los que estamos ahí» reconoce tras un 0-1 con el que los de La Eragudina se despiden de los playoffs y los encarnados se quedan a 13 puntos.  
Se ausentó un fin de semana el equipo encarnado del Grupo VIII y pasaron muchas más cosas de las que puedan parecer. Pasó que en una semana el Zamora –jugó el miércoles ante la Segoviana y el domingo con el Becerril– se dejó por el camino dos empates, uno más que en toda la primera vuelta, que la Gimnástica Segoviana sigue siendo el equipo fiable capaz de sacar adelante cualquier partido que se proponga o que el Burgos Promesas 2000 y el Numancia B van a tener que pelear con la Arandina hasta el final por los dos billetes que quedan por asignar para la fase de ascenso. Todo indica lo evidente. Pero en el camino, el Real Ávila y su compromiso. Es el arma que le queda por manejar a JonathanPrado de aquí a final de temporada.
Queda tanta temporada como los 48 puntos por sumar de aquí a mayo. «Debemos centrarnos en el partido a partido, en intentar  ganar todo lo que nos queda o lo máximo posible, por orgullo más que por clasificación, ése el reto. A partir de ahí tratar de ser competitivos» apunta el entrenador encarnado, porque «es febrero y queda mucho» tiene muy claro JonathanPrado. No es momento de dejarse ir.
Regresó el equipo a los entrenamientos, lo hizo con un descanso que ha servido para tener a todos disponibles –«ojalá dure de aquí a final de temporada, que el nivel competitivo interno se mantenga»– ante la visita a un rival exigente. Y ante la exigencia la realidad es que el Real Ávila se enchufa. La primera parada es un Francisco Rubio donde el Numancia B sólo ha concedido un empate y dos derrotas. «Vamos a buscar romperle la dinámica».