Coutinho, la moneda de cambio del Barça

Agencias
-

El brasileño tiene los días contados como azulgrana y su futuro parece estar en el Chelsea de la 'Premier'

Coutinho, la moneda de cambio del Barça

Con la economía de los clubes de fútbol por los suelos, el próximo mercado estival es una incógnita en cuanto a grandes operaciones, por lo que algunas voces, como la del presidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, apuestan por una política de trueques, y uno de los protagonistas podría ser el Philippe Coutinho.
Muchos analistas coinciden en señalar que habrá un antes y un después en el fútbol tras la pandemia por coronavirus, y así, la burbuja que durante muchos años ha estado a punto de estallar, seguramente se romperá de la manera más inesperada.
Las amortizaciones de los jugadores no se podrán completar y los clubes entrarán en números rojos. En el club azulgrana, con el presupuesto más alto de su Historia (1.047 millones de euros), ya admiten que no será posible salvar la partida de ingresos, ahora se trata de equilibrar los gastos y ha empezado con una rebaja salarial a sus futbolistas del 70 por ciento y la aplicación de una ERTE.
Pero, ¿en estas condiciones es posible realizar operaciones de mercado?
Bartomeu apuesta por los cambios de cromos y el cromo más valioso que tiene ahora en el aparador es el brasileño. Fichado del Liverpool en las navidades de 2018 a cambio de 160 millones de euros, juega en el Bayern de Múnich desde el pasado verano. A cambio, el club bávaro pagó 8,5 millones de euros por su cesión y el abono de su ficha.
La opción de compra quedó fijada en 120 millones de euros, pero desde hace meses el club germano comunicó que no la iba a hacer efectiva. Si a principios de año, 120 millones eran una fortuna, ahora es una auténtica barbaridad.


El aviso de klopp

El futuro de Coutinho parece estar en la 'Premier', allí donde triunfó. Se fue del conjunto ‘red’ a pesar de las advertencias de Jurgen Klopp: «Quédate aquí y terminarán construyéndote una estatua. Ve a otro club y acabarás siendo un jugador más», le dijo.
Todo aquello ya es historia, Coutinho se fue porque quería jugar con Messi, pero no cuajó. Desde Inglaterra, no hay día que no sitúen al brasileño en la órbita de algún equipo y parece que el Chelsea es el que más interés tiene.
Pero la operación es compleja en lo económico, no así en los trueques. «El Barça estará en el mercado en disposición de hacer las operaciones que crea convenientes. No habrá tanto dinero, pero habrá más intercambio de jugadores», así confía el máximo dirigente azulgrana.