Modric empuja a bale a decidirse

Agencias-SPC
-

El croata pide al galés que sea «adulto» y zanje su futuro en el Madrid

El británico (i) y el balcánico tienen un pasado común en el club inglés del Tottenham Hotspur, donde coincidieron cuatro temporadas. - Foto: JuanJo MartÁ­n

El ‘caso Bale’ vivió ayer un nuevo capítulo. Esta vez no tuvo que intervenir el entrenador del Madrid, Zinedine Zidane, sino un miembro de la plantilla y ‘peso pesado’ del vestuario, Luka Modric, que criticó abiertamente a su compañero. Así, señaló que considera que el galés, que es el mejor pagado de la plantilla (15 millones al año) necesita darse cuenta de lo que quiere hacer y que, como hombre adulto que es, tiene que saber decidir lo que es lo mejor para él.
El croata concedió una entrevista a The Times con motivo del lanzamiento de su biografía, Mi partido (Corner), y habló sobre la situación del galés en el Madrid:«Hemos jugado juntos durante 12 años y esta es una situación complicada tanto para él como para el club». De hecho, corre el rumor de que el club merengue está dispuesto a ‘colocarle’ en la Premier y pagar la mitad de su sueldo. De momento, no hay candidatos.  
Para el Balón de Oro de 2018 la cuestión es clara:«¿Está feliz aquí o quiere probar algo nuevo? Para mí, es aún un buen jugador y tiene mucho que ofrecer al fútbol. Solo depende de él y si tiene hambre y deseo de seguir. Lo tiene y, aunque su situación se acabe o siga, aún puede ser un jugador importante».
El mediapunta también fue preguntado sobre si ha ido alguna vez a jugar al golf con Bale y explicó que sí, hace varios años y con un mal final. «Tuvimos una tarde libre, en pretemporada, hace tres años. Estábamos en Detroit o Michigan y me llamó y me preguntó si quería jugar. Yo le dije que no, pero me insistió y me dijo que me enseñaría. Fui con él y fue terrible. Nunca más. Fue muy mal profesor. Quizás es que me enseñó muy mal y por eso no lo intenté de nuevo», dijo entre risas Modric.

 

Fichaje en 2012

Además, el subcampeón del Mundo habló sobre su fichaje por el Madrid en 2012 y su relación por entonces con el dueño del Tottenham Hotspur, Daniel Levy:«Él mantuvo su promesa (de dejarle ir al Madrid), pero se retrasó mucho y fue muy frustrante. Dos veces hice la maleta y estaba casi en el aeropuerto cuando justo cambiaba de opinión. Estaba luchando por los intereses del club. No fue fácil para mí vivir aquella situación. El Real Madrid podría haber buscado otra alternativa y eso me asustaba».
«Al final lo hizo y cuando llegué al Madrid le llamé para felicitarle por todo. Mantuvo su promesa, pero fue muy difícil», agregó.