La búsqueda de la libertad que alimenta la poesía

E.C.B
-

Ángela Segovia protagonizó una nueva cita del ciclo de conferencias dedicado a las mujeres poetas en la Biblioteca Pública de la Junta y allí defendió la necesidad de reivindicar el papel de la figura femenina en todos los ámbitos

La búsqueda de la libertad que alimenta la poesía - Foto: David Castro

La Biblioteca Pública de la Junta de Castilla yLeón en Ávila acogió este lunes una nueva cita dentro del ciclo de conferencias dedicado a las mujeres poetas, de la mano en esta ocasión de Ángela Segovia, poeta natural de Las Navas del Marqués que, pese a su juventud, ya cuenta con premios de gran prestigio dentro del mundo de las letras como el V Premio de Poesía Félix Grande por su primer trabajo ‘¿Te duele?’  el Premio Nacional de Poesía Joven Miguel Hernández 2017 con ‘La curva se volvió barricada’.
Unos galardones que como explicó «suponen un desahogo», porque «es verdad que el trabajo de la escritura, cuando lo tomas en serio, tiene que ser de una entrega absoluta. Tener periodos en los que poder dedicarse solo a eso, sin tener las preocupaciones de la supervivencia, hace que la obra pueda despegar muchísimo más, que te puedas entregar más a la escritura».
En el caso de Ángela Segovia, sus versos se alimentan «de la búsqueda de la libertad». Según explicó, «el poeta se alimenta fundamentalmente de la vida, pero probablemente no como se suele entender,  unida a la comprensión. Para mí lo más importante cuando escribo es la sensación que me da la escritura de libertad».
A ella se acercó a muy temprana edad. «Siempre me gustó mucho leer desde que era muy pequeña y cuando tenía unos 15 años empecé a leer poemas y encontré que en ese momento era la vía de expresión que más me resultaba y así fue como empecé», señaló la poeta de Las Navas, quien recordó que «siempre me gustó mucho la literatura latinoamericana y en ese momento Pablo Neruda y Vicente Huidobro quizás fueron los más importantes, aunque tampoco puedo olvidar a Federico García Lorca, Rafael Alberti, Miguel Hernández... toda la Generación del 27».
Desde esos inicio -reconoció- su poesía ha ido cambiando, fruto de la investigación. «Cuando empiezo a escribir un libro posiblemente tengo unas preguntas que me están obsesionando y las respondo de una forma determinada. Entonces, cuando se agota esa pregunta, no porque la haya resuelto sino quizás porque ya me he cansado, paso a otra obsesión y también las formas cambian», apuntó Ángela Segovia, quien añadió que «entonces, cada uno de mis libros es bastante diferente a los demás».
La escritora, que reconoció que «siempre es bonito» venir a Ávila a hablar de poesía, aprovechó esta charla sobre mujeres poetas para subrayar la necesidad de «hacer una reivindicación y una defensa de la mujer, no solo en la escritura, sino en todos los ámbitos». «Cuando estudias Literatura en el colegio y cuando empiezas a investigar por tu cuenta, te das cuenta de que faltan referentes femeninos, porque están mucho más ocultos. Ahora estamos en un momento en el que se está comenzando a ampliar el campo y creo que es necesario seguir ese camino porque es un hecho que faltan muchas mujeres dedicadas a esto», subrayó.