Saben lo que se juegan

A.S.G.
-
Saben lo que se juegan

La Cebrereña se mide este sábado, a partir de las 16,30 horas, al Briviesca, último clasificado. Ganar, obligatorio para los culturalistas

Trece finales le quedan por delante a la Cultural Deportiva Cebrereña, trece partidos para obrar la permanencia y todos de un enorme valor.Pero lo hay con una mayor carga que otra, los hay con un valor doble, el moral y el matemático. Y el de este sábado es uno de esos, de los de seis puntos.Porque la Cultural Deportiva Cebrereña visita, a partir de las 18,30, al Briviesca, colista y aspirante, como los culturalistas, a la permanencia. Especialmente desde que los de César Rodríguez cortaran la hemorragia de las derrotas. Cuatro empates consecutivos –entre ellos ante la Arandina– pero sobre todo apenas un gol recibido en los últimos cuatro partidos ponen a los burgaleses de nuevo en las quinielas para la permanencia. De nuevo, son un rival directo para la Cultural Deportiva Cebrereña. Uno más.
Miran los culturalistas a los burgaleses pero se miran a sí mismos y a su falta de gol. «El fútbol al final son goles y es lo que nos está lastrando» reconoce jornada tras jornada Pepe García, entrenador de la Cebrereña, consciente del desgaste de un vestuario que sigue empeñado en conseguir un curso más la salvación. «Somos un grupo fuerte y vamos a salir de ahí». El primer escalón, los tres puntos de este fin de semana. «Será un partido complicado» advierte. La mejoría de los burgaleses es evidente.Ya no son el equipo desahuciado que parecía condenado a la Regional. «Están compitiendo y demostrando que se quieren quedar en Tercera». Como los culturalistas, tienen la permanencia a tiro de piedra. Cuatro puntos les separan de La Granja, objetivo prioritario en estos momentos de todos en la zona baja. Flojean los segovianos. Es la presa más asequible en una pelea de la que Bupolsa quiere poner distancias.
La obligación pasa por ganar. «Es un rival al que dejaríamos sin sumar y a nivel moral sería un refuerzo» después de un fin de semana en el que la derrota ante el Cristo Atlético en el último suspiro (0-1)fue un duro golpe. Pasado el sofocón, «el equipo ya está con la moral a tope». Y va a necesitar de todo su empuje en un campo en el que volverán a contar con David Terleira, su máximo goleador. Aunque lejos de su mejor momento –«está recuperando sus mejores sensaciones»– tras dos meses sin jugar y apenas un par de semanas de entrenamiento, su sola presencia es un aval para un equipo que le necesitaba en la parcela ofensiva. «No hemos encontrado jugadores que desempeñaran ese rol» apunta en una temporada en la que también se han visto lastrados por la lesión de Chino Zapatera. «Llegó cuando mejor estaba». Pendiente si cuestiones laborales impiden a alguno de sus jugadores desplazarse este sábado a Briviesca, Pepe García tiene muy claro que «estamos preparados para todo».

«Nos está condenando no hacer goles»

«En el día a día el trabajo del equipo es bueno, pero nos está condenando no poder hacer goles con fluidez» confiesa Pepe García, entrenador de la Cebrereña. «Es cierto que las jornadas pasan, pero la ansiedad no debe hacernos mella. Si somos capaces de ganar en Briviesca, después tenemos dos partidos seguidos en casa. Poder encadenar varias victorias podría ser vital. Aún quedan jornadas por delante y partidos muy interesantes en el calendario».