Descencuentro Ayuntamiento-PP por el proyecto de las Cogotas

L.C.S
-

El equipo de gobierno insiste en que la decisión la tomará cuando comité de expertos dictamine otras soluciones de abastecimiento, mientras que los populares ven incoherente que ahora cuestione un proyecto por el que apostó al comienzo del mandato

Sánchez Cabrera, Corbacho (xAV) y Burgos (Cs), en rueda de prensa por el proyecto Cogotas

El Ayuntamiento de Ávila no descarta rescindir el convenio para la ejecución y explotación de las obras de aprovechamiento del embalse de las Cogotas para el abastecimiento de agua potable a la ciudad de Ávila, una iniciativa que el Partido Popular considera «imprescindible» para dar una solución «definitiva y de calidad» al problema estructural de suministro de agua a la capital abulense.
El actual equipo de gobierno municipal y el partido que sustentó el del anterior mandato, en el que se firmó el convenio entre el Consistorio abulense, la Junta de Castilla y León y la empresa pública Acuaes para la ejecución de ese proyecto, escenificaron su desencuentro y diferentes puntos de vista sobre un acuerdo que para el alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, no deja de ser una «declaración de intenciones» para situaciones de «largo estiaje», mientras que para el presidente del PP de Ávila, Carlos García, y la portavoz popular en el Ayuntamiento, Sonsoles Sánchez-Reyes, es «una solución definitiva».
Después de que en el Pleno del pasado mes de enero Sánchez Cabrera dejara caer que el proyecto de abastecimiento de las Cogotas estaba en al aire ante la posibilidad de que un comité de expertos encontrara otras soluciones viables para asegurar el abastecimiento de agua a Ávila que permitieran el ahorrarse al Ayuntamiento los 7 millones de euros de gasto que lleva aparejada la ejecución del convenio, el propio alcalde ofreció este miércoles una rueda de prensa para profundizar en la posición del equipo de gobierno ante este proyecto. Acompañado por cinco concejales más presentes en la sala de prensa municipal, Sánchez Cabrera aseguró que el convenio firmado el pasado 1 de marzo «está en vigor» pero afirmó que «es una declaración de intenciones» y que no hay un proyecto definitivo. De hecho, hay prevista una reunión el próximo martes 11 de febrero para que los técnicos de Acuaes ofrezcan los detalles, ya sí definitivos, de los trabajos para realizar el trasvase de agua desde las Cogotas, después de que en la primera reunión de la comisión de seguimiento, desde la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) se cuestionara tanto el proyecto como el trazado de las tuberías apuntado en un principio, según explicó Sánchez Cabrera. Por eso se está pendiente, dijo el alcalde, de la solución definitiva para este proyecto, que se espera que se aporte el próximo martes.
Sonsoles Sánchez Reyes y Carlos García, en rueda de prensaSonsoles Sánchez Reyes y Carlos García, en rueda de prensa - Foto: David CastroAdemás de esta situación de indefinición del proyecto de la que habló el alcalde, las actuaciones adoptadas por el Ayuntamiento a raíz de la declaración de la situación de emergencia de la sequía, con la puesta en marcha de sondeos desde el Soto y la captación de agua en Fuentes Claras del efluente de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), «cambiaron la situación del abastecimiento de la ciudad», defendió el alcalde, para quien la posibilidad de que la captación de agua sea en Fuentes Claras y siete kilómetros más abajo, es una cuestión a valorar por lo que supondría de ahorro de inversión.
A todo hay que sumar que para finales de este mes se espera que esté formada la comisión de expertos encargada de realizar un estudio sobre las opciones de abastecimiento de la ciudad, entre las que podrían encontrarse, comentó Sánchez Cabrera, nuevos sondeos, refiriéndose en concreto a uno desde la Ciudad Deportiva o recrecimiento de presas. Será cuando este comité presente sus conclusiones cuando llegará el momento de tomar una decisión sobre la conveniencia de ejecutar el convenio o, por el contrario, proceder a su rescisión, algo a lo que Sánchez Cabrera se refirió como «posible», asumiendo el coste que eso supondría para el Consistorio abulense.
Desde el Ayuntamiento se aclaró que la captación del efluente de la EDAR se permitiría desde la CHDsiempre y cuando se declare la situación de sequía en la zona del río Adaja y la ciudad estuviera en situación de emergencia por sequía. También se refirió a que la captación desde Cogotas, tal y como reza el convenio, sería posible en «situaciones de largo estiaje».
postura del pp. De diferente manera se contempla el proyecto tanto desde el Partido Popular como desde el grupo municipal del PP, que defienden su validez como solución «definitiva y de calidad», tal y como pusieron de manifiesto Carlos García y Sonsoles Sánchez-Reyes en una rueda de prensa celebrada apenas una hora después de que finalizara la de Sánchez Cabrera.
En ella, García mostró la «perplejidad» de su partido ante lo que Sánchez-Reyes calificó como «interesado cambio de criterio del alcalde ante un proyecto que en su discurso de investidura consideró como prioritario para la ciudad y para el que solicitó al Estado la declaración de obra de emergencia».
El presidente del PP de Ávila exigió al equipo de gobierno municipal «una solución definitiva y de calidad al problema del abastecimiento de agua», lo que a su juicio pasa por «retomar cuanto antes este proyecto de las Cogotas» al que «los técnicos de tres administraciones le han dado el visto bueno», recalcó Sánchez-Reyes, por lo que desde el PP no se entiende que «ahora se diga que se tiene que revisar otra vez» y se pide a los máximos responsables municipales que «reconsidere su postura porque no hay más tiempo que perder y Ávila necesita dar este paso».
El Partido Popular defiende que además de que «el agua de Cogotas es de mucha más calidad que el que se puede captar del efluente de la EDAR en Fuentes Claras», la captación «podría ser permanente, por lo que estamos ante una solución eficiente y definitiva», consideró Carlos García, que criticó el hecho de que «someter ahora la decisión a un comité de expertos es dilatar la solución en el tiempo, y más cuando los técnicos ya han determinado que estamos ante una solución viable, mientras que de las otras de las que se habla todavía no sabemos nada».