Sánchez Cabrera quiere «máximo consenso» en las ordenanzas

I.Camarero Jiménez
-

Asegura el alcalde que, hasta este martes, la única propuesta de ordenanzas fiscales era la que habían presentado ellos y que estaba a la espera de recibir alegaciones del resto de grupos

Se acerca el Pleno de ordenanzas, será el 17 de octubre y de momento la única propuesta que hay sobre la mesa en palabras del alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, es la del equipo de gobierno. En ese punto aseguró que están a la espera de que «el resto de grupos políticos presenten sus alegaciones» y también sus propias propuestas». Toda vez que las tengan, el equipo de Gobierno, «hará la valoración oportuna y convocaremos las reuniones pertinentes para poder llegar al máximo acuerdo posible, al consenso, que es el objetivo que tenemos y que nos guía en el Ayuntamiento para determinar qué ordenanzas fiscales van a estar presentes a partir del 1 de enero, pero a día de hoy (por ayer) encima de la mesa está la propuesta inicial y no hemos podido valorar las de la oposición porque no se han presentado todavía».
En cuanto a la propuesta inicial de subida del IBI del 20% y la respuesta de Cs de que no están dispuestos a pactar más allá de un 10%, el alcalde estima que se tendrá que valorar en los órganos correspondientes y se convocarán distintas reuniones para tratar con el resto de grupos políticos el asunto antes de que sea dictaminado en la Comisión Informativa de Hacienda de tal manera que se eleve una propuesta al Pleno el 17 de octubre. 
Defendía Cabrera el «trabajo responsable» de Por Ávila al frente del equipo de Gobierno y reiteraba que «no es la mejor propuesta que podríamos elevar porque no nos gusta subir los impuestos a ningún ciudadano, pero la acción irresponsable de anteriores gobiernos ha llevado a tomar estas acciones responsables».
También defendía el alcalde que elevar el 20% el IBI era una medida en la que se tenía en cuenta los informes de los técnicos de cara a poner cifra a cuáles serían los ingresos deseados para elaborar un presupuesto que garantice los servicios públicos a los abulenses. En base a ellos se hizo la propuesta, que ahora «quedará determinada por la negociación con el resto de grupos políticos en la oposición». Además esa propuesta vendrá acompañada de la eliminación de gastos superfluos.
Preguntado por si de esos gastos se caerían las competencias impropias como las escuelas municipales, algo que proponía Cs, no quiso entrar a decir si sí o si no. Sólo que atenderían las propuestas de los grupos para llegar a un presupuesto «responsable» y sin demagogias.  En este punto volvió a hablar de la actuación  de corporaciones anteriores o de la deuda de cuatro millones de facturas sin pagar que se han encontrado.