Enigmas para mentes inquietas

B.M
-
Enigmas para mentes inquietas - Foto: David Castro

La Escuela Politécnica de Ávila acogió la fase local de la Olimpiada de Física en la que participaron once alumnos de Bachillerato

La física salió de sus aulas. En este caso, más bien tuvo un cambio de escenario y desde las clases de los institutos se trasladó a la universidad, y qué mejor que la Escuela Politécnica de Ávila, para celebrar la fase local de la Olimpiada de Física, donde alumnos de Bachillerato pudieron demostrar sus conocimientos a través de la resolución de problemas originales.
En esta ocasión se contó con once participantes (aunque estaban inscritos 13) que llegaban desde diferentes institutos. Mentes jóvenes e inquietas que en muchos casos quisieron participar en una experiencia diferente antes de enfrentarse a su futuro universitario.
Desde la organización, Luis López Díaz, encargado de la prueba en Ávila, explicaba a los jóvenes al inicio que tenían que resolver tres problemas para los cuales contaban con dos horas y media. Como normas, realizar cada ejercicio en una página diferente y en uno de ellos con representación gráfica.
Antes de que comenzara la prueba, señalaba que se planteaban esos tres problemas que se salían «del ámbito académico» y que abordaban «temas actuales y originales, que hacen pensar» y que se destinan a «gente inquieta» que busca ir más allá de lo que hay de estándar en el Bachillerato.