Uber y Cabify buscan su lugar

SPC
-

El decreto aprobado por la Generalitat para poner fin a las protestas de los taxistas lleva a las VTC a buscar un futuro fuera de Cataluña

Uber y Cabify buscan su lugar

La guerra del taxi y el acuerdo alcanzado entre este colectivo y la Generalitat ha llevado a las plataformas de vehículos de alquiler con conductor como Uber y Cabify a tomar una decisión drástica y cesar su actividad en la Ciudad Condal. La decisión deja sin empleo a unos 3.500 trabajadores de las 75 empresas que han presentado un ERE de extinción de sus contratos, según afirma la patronal del sector, Unauto. En Madrid, el conflicto continúa y las VTC no descartan tomar la misma determinación si el acuerdo final les perjudica. Estas son las claves de un conflicto que, lejos de acabar, se enquista.

Cese de actividad
Las dos plataformas tecnológicas han cumplido su amenaza y desde el pasado viernes 1 de febrero dejaron de operar en la Ciudad Condal, el mismo día en el que entró en vigor el decreto de la Generalitat  que obliga a precontratar sus servicios con una antelación mínima de 15 minutos.
¿Qué supone la ley?
El anuncio de Uber y Cabify de abandonar Barcelona tras la aprobación del decreto amenaza con mandar a la calle a miles de asalariados que hay en este sector en Cataluña, lo que supone una pérdida cuantiosa en puestos laborales en un momento difícil, así como también de ingresos para la región.

¿A qué empresas afecta?
Solo en Barcelona hay unas 75 empresas de VTC, aunque la mayor de ellas es Vector Ronda, que cuenta con 1.000 conductores, todos ellos en régimen de asalariados.

¿Cuántas licencias hay?
El número total de licencias VTC de Cataluña es de 4.010, de las que más de 2.400 ya están otorgadas y el resto están pendientes de salir al mercado. Vector Ronda tiene un total de 650 licencias.
Presentación de eres
Unauto confirmó que desde el 1 de febrero varias empresas de VTC han presentado ante la Generalitat expedientes de regulación de empleo para sus trabajadores. 

¿Seguirán en Barcelona?
El 98,5% de los viajes que gestiona Cabify a través de su aplicación están por debajo de los 15 minutos de espera, por lo que considera que la entrada en vigor del decreto de la Generalitat supone su «expulsión» de Cataluña y hace inviable su modelo de negocio. Vector Ronda declaró que, tras la entrada en vigor de la nueva legislación, su decisión es dejar de operar en Barcelona de inmediato.

Precontratación
El nuevo decreto de la Generalitat comporta multas de hasta 1.400 euros a los conductores VTC que no respeten el tiempo de mínimo de precontratación y habilita legalmente al Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y a los ayuntamientos catalanes a ampliar por encima de los 15 minutos hasta a una hora el plazo con la aprobación de un reglamento específico que impide parar sin previo aviso.