Sólo hay una opción, y es ganar

A.S.G.
-

El Colegios Diocesanos UCAV recibe al Tardelcuende con los tres puntos como el único objetivo posible tras su derrota ante el Villamuriel. El Bosco de Arévalo recibe al Unami

Sólo hay una opción, y es ganar - Foto: Ana I. RamÁ­rez

Sin margen de error. Así se presenta lo que queda de Regional de Aficionados para elColegios Diocesanos UCAV, al menos  mientras el resto de equipo no aflojen.Y no parecen dispuestos a hacerlo. No lo parece el Mirandés B, que vuelve a dar la sensación de líder sólido e imperturbable que pareció poner en duda a finales de diciembre e inicios de enero cuando dos derrotas –entre ellas el 4-0 ante el Diocesanos– y un empate en cinco partidos pusieron en duda sus cimientos.  Y sin embargo ahí sigue el equipo rojillo, en lo más alto, con un partido menos en su casillero y cuatro puntos que son un tesoro. Mucho más cuando el que parecía su máximo y casi único rival, el Diocesanos, concedía una derrota (1-0) en el Vázquez Sedano y ante el Villamuriel la pasada jornada. Era una salida complicada, pero visto el panorama cualquier tropiezo puede tener consecuencias. Y ya no es sólo cuestión de mirar al primero. Se ha colado en la segunda posición el Becerril y el Unami aparece a dos puntos.La pelea por el ascenso a Tercera está muy cara en la Regional Grupo A.   
No puede fallar más el Diocesanos UCAV, que este sábado, en horario matinal –12,30 horas– recibe a los sorianos del Tardelcuende. La solvencia de los de Alberto Fernández Somoza como locales está más que acreditada. No hay mejor equipo como local en la Regional que los abulenses, que deberán volver a plasmarlo ante el noveno clasificado.
Compromiso dominical para el Bosco de Arévalo y duelo muy complicado para los del Colegio Salesianos, que a partir de las 16,30 horas reciben al cuarto clasificado, el Unami. Nueva final para los pupilos de Jorge Garcinuño ‘Jordi’ en su particular pelea por la permanencia y que llega después de un partido muy complicado ante el Venta de Baños en el que, tras ir ganando por 2-0, acabó con 2-2, con polémica arbitral y tres jugadores del Bosco expulsados.Una factura previa para los morañegos que tratarán de plantar cara a un aspirante al ascenso al que una derrota y dos empates en tres partidos le han alejado del objetivo.