El peligro de las falsas denuncias

P.R.
-
El peligro de las falsas denuncias

En los dos últimos meses se han producido tres casos de falsas denuncias de robos por violencia en Ávila capital y provincia. La Policía Nacional y la Guardia Civil advierten de la responsabiidad penal que implica denunciar hechos delictivos que

En   los dos  últimos meses los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en Ávila han abierto diligencias por tres falsas denuncias de robos con violencia. En dos de los casos quienes presentaron las falsas denuncias fueron puestos a disposición judicial, tanto en la Comisaría de Ávila como ante la Guardia Civil. En los tres casos las denuncias presentadas lo fueron por robos con violencia, cuando en realidad no se produjeron los robos y mucho menos la violencia. Son sólo la punta de lanza de la falsedad que conllevan  las denuncias que se presentan de robos con violencia en la comisaría de policía o en los cuarteles de la guardia civil de esta provincia. En la mayoría de los casos su único objetivo es lograr una indemnización ilícita del seguro, pero también se suelen emplear para intentar ocultar gastos de dinero difícilmente justificables. Por este motivo se han convertido en herramientas a las que recurren con frecuencia ludópatas, adictos a las drogas, jóvenes que pierden sus móviles o llaves de casa o incluso personas que, después de gastarse  una importante cantidad de dinero en clubes de alterne, se inventan un atraco para no tener que dar explicaciones en el seno familiar. Fuentes de la Policía Nacional confirmaron que solo unas pocas de estas falsas denuncias  acaban transformándose y llegan a los juzgados como acusaciones de la policía por simulación de delito. Lo normal es que durante la tramitación y ante las advertencias de que pueden estar incurriendo en un delito, el denunciante se achante y de marcha atrás. Solo cuando el denunciante mantiene su declaración inicial y los indicios y las pruebas apuntan a una simulación del delito, la policía pone en marcha una investigación para demostrar con hechos o contradicciones el engaño y eleva la correspondiente denuncia ante los juzgados.