«Sólo pedimos que se cumpla la ley»

LCS
-
«Sólo pedimos que se cumpla la ley»

Los más de 4.000 abulenses que trabajan de taxistas en Madrid están afectados por el paro patronal indefinido de un sector que exige trabajar en igualdad de condiciones con los Vehículos de Turismo con Conductor (VTC)

Por noveno día consecutivo los taxistas madrileños mantendrán en la jornada de hoy el cierre patronal indefinido que se adoptó tras una votación como medida reivindicativa para exigir el cumplimiento de la ley en el sector de los Vehículos de Turismo con Conductor (VTC). Entre ellos se encuentran los alrededor de 4.000 abulenses que trabajan como taxistas en Madrid y los 440 que pertenecen a la Peña de Taxistas Abulenses en Madrid, que desde el primer momento ha acompañado esta protesta, tal y como destaca su presidente, Alfonso Serranos, que es claro y tajante a la hora de explicar lo que piden tanto él como el resto de sus 25.000 compañeros del sector del taxi madrileño, y es «que se cumpla la ley».
«Nosotros no queremos absolutamente nada más que se cumpla la ley», afirma categórico Serranos, que lo primero que quiso destacar fue su «agradecimiento» por el apoyo que «hemos tenido de taxistas de toda España» en la jornada de movilizaciones de ayer en Madrid, «y en especial a los taxistas de Ávila que se han desplazado hasta Madrid para acompañarnos. Les damos las gracias especialmente por el cariño y aprecio que les tenemos».
Serranos afirma que «nuestra peña está sufriendo este paro patronal indefinido, que no huelga, de una forma desesperada porque se llevan 9 años intentando que un sector paralelo al del taxi que es el de las VTC, trabaje sin saltarse la normativa que les regula como lo hace diariamente y de una forma flagrante que se ve todos los días».
Este ha sido un paro «consensuado en un referéndum y la Peña de Taxistas Abulenses lo ha acompañado desde el primer día y estaremos hasta que se levante por parte de todos.  No somos ajenos a ningún movimiento que en conjunto de decida entre todos», asegura Serranos quien recuerda que el origen principal del conflicto es que «cuando debería de haber una licencia de VTC por cada 30 taxis, el ratio actual va por 1 VTC por cada 8 taxis. Es una lucha por la libertad y el cumplimiento de las normas. Ese sector se salta las normativas sistemáticamente y la administración, a la que se le ha advertido que tiene que hacer cumplir la ley, no ha hecho ni caso». 
El presidente de la peña se lamenta de que «no puedes estar compitiendo con gente que su normativa les dice que tiene que funcionar de una forma, que es con una precontratación antes de recoger a la persona y una hoja de ruta que tienen que tener rellenada antes de que se les asigne el servicio, y están trabajando exactamente igual que un taxi en el ámbito urbano cuando ellos no tienen autorización para trabajar en el ámbito urbano». 
Tres taxis de Ávila, con un total de diez taxistas abulenses, se sumaron ayer a los miles de toda España que quisieron arropar a sus compañeros madrileños en una reivindicación que tal y como reconoció Álvaro Burguillo, presidente de la Asociación de Taxistas de Ávila, «de momento en Ávila no nos afecta tanto como en otras ciudades», pero no por ello se olvidan de mostrar «nuestra solidaridad con nuestros compañeros» y exigir que «se cumpla la ley», una solución que Burguillo ve «complicada», pero que no deja de demandar por el bien de unos taxistas madrileños a los que ayer vio «agotados después de muchos días ya de paro», pero con intención de seguir defendiendo la forma de ganarse la vida.