Francisco González carga contra el Banco de España

Europa Press
-
Francisco González carga contra el Banco de España - Foto: FERNANDO VILLAR

El expresidente de BBVA critica que se pretendiera ganar tiempo al impulsar fusiones para "crear sensación de que todo iba bien" y declara que intentó frenar la salida de Bankia a Bolsa al negarse a participar en la operación

El expresidente del BBVA Francisco González ha criticado hoy en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia que el Banco de España pretendiera "ganar tiempo" al impulsar fusiones como la que dio origen al grupo BFA, con las que se pretendía "crear la sensación de que todo iba bien, y todo no iba bien". Además, el exdirigente ha asegurado que se mostró implacable a la hora de negarse a participar a la salida a bolsa, aunque no sirviera para frenar la operación.
En su declaración como testigo, González ha reconocido el carácter anormal de las cenas que mantuvo en la primavera de 2012 con el entonces ministro de Economía Luis de Guindos, el presidente de Bankia, Rodrigo Rato y sus homólogos en Santander, Emilio Botín, y CaixaBank, Isidro Fainé, en las que entiende que si no participó el Banco de España "fue porque no quiso afrontar el problema".
En este sentido, ha insistido en que la crisis de Bankia "es una historia de tiempo, no de un día", que se originó en 2008, con el estallido de la crisis económica mundial, en sus dos principales cajas, Caja Madrid y Bancaja, circunstancia que puso al nuevo grupo surgido tras la integración en una situación "súper complicada".
En su opinión, fue un "proceso de deterioro continuo" que "desde 2009 y 2010" manifestó personalmente en todo momento a la cúpula del Banco de España, entonces liderada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, a la que incidió en que "había que hacer algo".
Sobre el deterioro de los mercados en 2012, González ha relatado que había una "opinión general de que hacía falta capital", hecho que se discutió en las "famosas cenas que convoca el señor De Guindos", en las que se habla de que Bankia necesitaba entre 15.000 y 20.000 millones.
"La entidad natural que debe decir estas cosas es el Banco de España. Pero no estaba en esa reunión y cada uno que haga ya su juicio de valor", ha concluido el expresidente de BBVA.

Además, ha asegurado que pensó que podía parar la salida a Bolsa de Bankia al negarse de forma "implacable" a participar en la operación, yendo así "en contra del poder político y de instituciones muy relevantes". 
Así lo ha señalado González, ahora cuestionado por su relación con el excomisario encarcelado José Manuel Villarejo, durante su declaración en calidad de testigo en el juicio que investiga la salida a Bolsa de Bankia en julio de 2011 que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid). 
"Pensábamos que BBVA era muy relevante y el no estar en la operación podía influir para que todo se parara, pero al final no nos hicieron caso", ha indicado ante la sección cuarta de la sala de lo penal. 
Según ha afirmado, el que no hubiera una orden de un inversor extranjero y el hecho de que la valoración que hicieron los técnicos de BBVA fuera tan baja, constataba que se iba a producir un desastre". "Creíamos que no valía nada o poco", ha añadido. 
En este sentido, González ha indicado que no cree que "hubiera dolo", sino que se dieron un conjunto de circunstancias que provocaron tal situación. "No puedo decir que hubiera engaño, no creo que haya habido dolo, sino un conjunto de circunstancias propiciadas sobre todo por el poder político", ha apostillado. 
Asimismo, ha asegurado que negarse a participar en la salida a Bolsa de Bankia fue una decisión "muy complicada", ya que iban en contra de las presiones y de los intereses del poder político, de instituciones "muy relevantes" y de todos los grupos económicos. "Todos participaron menos BBVA", ha subrayado.