Las matriculaciones cayeron un 11,8 por ciento en el 2019

Redacción
-

Las patronales Anfac, Faconauto y Galvam cifran en un 25,8 por ciento la caída de las ventas de coches diésel en Castilla y León, hasta llegar a las 9.852 unidades

Las matriculaciones cayeron un 11,8 por ciento en el 2019 - Foto: David Pérez

Las matriculaciones de turismos cayeron en Ávila el año pasado un 11,8 por ciento, según fuentes de las patronales Anfac, Faconauto y Galvam. Este descenso está por encima del dato registrado a nivel regional y que habla de una bajada del 9,5 por ciento con relación a 2018, hasta las 35.172 unidades, mientras que en el conjunto de España las ventas cayeron un 4,7 por ciento, hasta los 1,25 millones. Según este informe, además, todas las comunidades registraron bajadas, salvo Murcia (9,8 por ciento) y Madrid (1,5 por ciento).
Por provincias, en Castilla y León el mayor descenso interanual se contabilizó en Burgos (13,6 por ciento), hasta las 5.901 unidades matriculadas. A continuación se situaron Palencia, con un 13,3 por ciento de descenso (2.092 en total); Soria, con un 12,5 por ciento menos (1.287); Ávila, con el mencionado ya 11,8 por ciento (2.219); Salamanca, con un 9,7 por ciento (4.220); León, con un 8,4 por ciento (6.581); Zamora, con un 7,5 por ciento (2.030); Valladolid, con un 6,7 por ciento (8.606); y cierra la tabla Segovia, con un 5,5 por ciento de matriculaciones menos (para un total de 2.236).
Por tipo de motor, las ventas de turismos diésel en la Comunidad se desplomaron un 25,8 por ciento, hasta las 9.852 unidades frente a las 13.281 registradas en 2018. A nivel nacional, la caída fue prácticamente igual, con un descenso del 25,9 por ciento. Las ventas de turismos con motores de gasolina en Castilla y León bajaron un 6,1 por ciento, hasta las 21.010. Esta caída contrastó con el aumento del 2,2 por ciento en España. El resto de combustibles sumó 4.310 matriculaciones en la Comunidad, con un incremento del 33,6 por ciento, frente al 39,5 por ciento más que en el país.
Un comunicado conjunto del sector, recogido por la agencia Ical, señala que, a nivel nacional, el canal de particulares cerró el año con unas caídas en las ventas del 11,6 por ciento, hasta las 586.317. Este canal es el único que registra cifras negativas en 2019. Empresas, por su parte, consigue una subida de sus matriculaciones del 3,1 por ciento, hasta las 433.657 unidades, y el canal de alquiladores crece un 0,2 por ciento, hasta las 238.286 unidades matriculadas.
por marcas. Por marcas, Renault ocupó la cuarta posición en el mercado nacional con un total de 86.419, lo que supuso unas 10.000 unidades menos que en 2018. La clasificación estuvo liderada, un año más, por Seat, seguida de Peugeot y Volkswagen. Por modelos, el Dacia Sendero fue el segundo más vendido (33.880) y el Nissan Qashqai se situó como el tercero con más matriculaciones (30.156). Por su parte, el Renault Clio se situó en la cuarta posición (25.538) y el Renault Megane ocupó el quinto lugar (25.403).
La directora de Comunicación de ANFAC, Noemi Navas, lamentó la caída de las matriculaciones el año pasado, aunque precisó que el volumen superior a los 1,2 millones de unidades comercializadas es un «buen dato», cerca del mercado natural de España. Apostó por dar «mensajes de certidumbres» a los clientes particulares para «revertir» la situación en este canal de venta. En cuanto a 2020, la patronal estimó que se registrarán cifras similares en ventas a las de 2019, con unos primeros meses más débiles y un segundo semestre más positivo.
Por su parte, su homólogo en Faconauto, Raúl Morales, también dio por bueno el año, al recordar que las matriculaciones se han visto «muy impactadas» todavía por el “ruido” en torno al diésel, lo que ha afectado particularmente al mercado de particulares. Auguró «mucha incertidumbre» en 2020, por lo que las ventas descenderán, de nuevo, alrededor del 3 por ciento. Un resultado que puede mejorar o empeorar, en función de la evolución que tenga la economía, el empleo, la confianza del consumidor y el contexto político. Asimismo, Morales puso el acento en el impacto por la entrada en vigor de la nueva normativa europea de emisiones, que obligará a los fabricantes a no rebasar en su mix de ventas los 95 gramos de CO2.
Por último, Tania Puche, de Ganvam, apuntó que las cifras positivas de los últimos cuatro meses no han sido suficientes para dar la vuelta al mercado que cierra en negativo por la debilidad de las compras de particulares, después de seis años al alza. «La incertidumbre política, donde hemos batido el récord de citas electorales, las dudas sobre la economía, que crece por debajo de lo esperado, y sobre todo, el desconcierto de los ciudadanos sobre qué coche comprar han pasado factura a las ventas», aseveró.