Paseo por la historia judía

B.M
-

Un centenar de personas participó en la visita guiada por la judería, tenerías y cementerio en un recorrido en el que, a falta de muchas evidencias físicas, se aprovechó para acercarse a formas de vida y profesiones de la comunidad hebrea

Paseo por la historia judía

La convocatoria para la visita guiada a la judería, tenerías y cementerio fue todo un éxito llegándose al centenar de participantes, divididos en dos grupos, cada uno con su guía, para poder conocer la presencia judía en la historia de Ávila lo que, a falta de muchas evidencias físicas, se hizo aprovechando los conocimientos de los guías y la imaginación de los asistentes para acercarse a formas de vida y profesiones de la comunidad judía.
Con una previsión de tres horas de duración, incluso con la ayuda de un autobús para unir el tramo de las Tenerías al cementerio judío, la ruta partió desde la plaza del Mercado Chico como un punto de encuentro abierto donde reunir a los asistentes y comenzar un recorrido que iba a pasar por San Vicente, la Muralla, Catedral, jardín de Mosé de León, las Tenerías o el cementerio en la zona de la Encarnación.
Uno de los guías, Jorge Díaz, señaló que la intención era ir recorriendo puntos en los que se tiene conocimiento de que hubo «presencia o constatación de que hubo judíos en algún momento en el pasado de Ávila». Y ello a pesar de que la presencia judía en Ávila no es muy visible en el sentido de que no han dejado mucha huella pero tampoco la dejaron casi en ningún sitio porque eran una comunidad que siempre estaban en el punto de mira y eran muy discretos, explicaron. Por ello hay poca evidencia física y «es lo que pasa también en Ávila», dijo. Esa misma indicación la dio al grupo al inicio de la ruta, añadiendo además algunos detalles de la presencia de los judíos en Ávila como que no estaban tanto en un barrio sino que se intercalaban con el resto de la población, al menos hasta el último momento, y el hecho de que la población judía llegar a ser la más importante en la corona de Castilla por «las oleadas que venían» porque aquí había «menos asedio».
Por ello se pretendía «ir reconstruyendo dónde vivían, a qué se dedicaban y lo que fue el final de su estancia aquí en Ávila como comunidad». Sí que se presenta este año la ruta con algunas variaciones, como el hecho de incluir las Tenerías, que ya están abiertas, y que es «un lugar que se considera que ellos lo administraron siempre». Esto se unió a algunos puntos clave como donde posiblemente estaban las antiguas sinagogas o el jardín de Mosé de León para acercarse a donde permaneció la comunidad judía en su último tiempo en Ávila. Toda una recreación en la que no faltaron las aportaciones de los asistentes, la mayoría vecinos de la ciudad.
En la ruta participó el concejal de Turismo, Carlos López, que explicó que se trata de una de las rutas que tiene más convocatoria por lo que se ha decidido ampliar con dos guías y esas cien plazas. Esto sucede en una ruta que tiene «mucho éxito» y que se quiere «consolidar y perdurar en el tiempo en la Semana de la Cultura Judía, con el Holocausto, un hecho que se tiene que recordar para que no se vuelva a repetir».
Puso el acento en la importancia que ha tenido la cultura judía en Ávila y que aún cuenta con un centro como las Tenerías que se quiere «potenciar».



Las más vistas