José Pulido gana el Premio Internacional de Poesía Pilar Fernández Labrador

David Casillas
-
José Pulido, en una lectura poética celebrada en la localidad de El Oso.

Consiguió el galardón, ex aequo con la mexicana Ingrid Valencia, por el poemario 'La metáfora del corazón', un libro muy madurado en el que habla «del tiempo y su medida»

 
El poeta abulense José Pulido se ha alzado por su poemario La metáfora del corazón con la tercera edición del Premio Internacional de Poesía Pilar Fernández Labrador, convocado por la asociación Mujeres en Igualdad Salamanca, un éxito compartido ex aequo con la mexicana Ingrid Valencia al que aspiraban 465 trabajos inéditos llegados desde España y todos los países iberoamericanos, además de Israel, Brasil, Estados Unidos, Francia, Austria. Suecia, Canadá, Italia, Alemania y Australia.
José Pulido, en cuyo haber ya lucen otros destacados reconocimientos como el Premio Internacional San Juan de la Cruz, manifestaba ayer que este éxito ha sido para él «una enorme alegría» tanto por lo que significa un certamen que en tres años de vida ha alcanzado un gran reconocimiento y alcance internacional como porque le consta «que se han presentado a él excelentes poetas, de mucha calidad». 
La metáfora del corazón, el poemario que le ha deparado esta «gran satisfacción», es un libro «en el cual he trabajado mucho tiempo, ha sido de elaboración larga porque siempre me gusta repasar mi escritura, y ahora por fin espero dejarlo en paz», dijo su autor con humor.
Sobre su contenido, explicó José Pulido que «la metáfora de la que habla el título es el tiempo y su medida», pero plasmando siempre «esa vivencia desde una medida muy humana, a través de las estaciones, de las fiestas…». El poemario, añadió, se divide en tres partes, «cada una de las cuales ofrece una visión diferente del tiempo y su medida»; en la primera de ellas se «habla del pulso, del latido, de la espera, del regreso, del amor… de la vida humana que gira alrededor del discurrir de los años»; la segunda se acerca al tiempo «desde un punto de vista muy femenino, y ahí sin buscarlo coincidí un poco con el espíritu del premio», y lo llenan 13 poemas que «juegan con la metáfora del calendario lunar»; la tercera y última centra su hilo conductor en «el paso del tiempo a través de las celebraciones y aborda el concepto de las fiestas como algo eterno porque se repite».
En uno de los poemas de La metáfora del corazón realiza José Pulido un viaje en el tiempo para contrastar a dos poetas, el español Jorge Manrique y el mexicano Nezaualcoyotl (príncipe de la ciudad de Tezcoco a principios del siglo XV), que en el mismo tiempo pero a miles de kilómetros de distancia y sin que existiese la posibilidad de que ambos tuviesen noticia uno de otro «escribieron prácticamente el mismo poema hablando del discurrir el tiempo».
El premio no tiene dotación económica, algo que según José Pulido «me alegra mucho», ya que ofrece otras grandes satisfacciones como «la publicación del poemario en una edición preciosa y muy cuidada y que se entregue en un acto incluido en el Encuentro de Poetas Iberoamericanos que se celebrará en Salamanca el próximo mes de octubre, lo cual será un verdadero placer».