Prevención como medida más eficaz ante los robos

M.L
-
Prevención como medida más eficaz ante los robos - Foto: Alberto Rodrigo

Una campaña pretende concienciar sobre la seguridad en las viviendas para impedir la entrada de asaltantes en los domicilios vacíos durante las vacaciones de verano

Imagine que, tras unos merecidos días de vacaciones fuera de su hogar, llega a su casa y se encuentra un hilo, un trozo de plástico o un elemento poco habitual en el bombín de su puerta. O quizá le extrañe ver un calcetín en el interior de su vivienda que no había visto nunca antes. En casos así, es posible que haya sido usted víctima de un robo en su domicilio.
La época estival es un periodo de gran actividad para los asaltantes de casas. Las vacaciones de verano llegan y los trabajadores aprovechan para desconectar  de sus quehaceres viajando a diversos lugares que les hagan olvidar el estrés de la rutina diaria. Cuando dejan sus hogares vacíos, llega el momento que los asaltantes de casas aprovechan para hacer su agosto. Por este motivo, la Policía Nacional ha lanzado una campaña con avisos y consejos de prevención para que los ciudadanos puedan disfrutar de sus vacaciones sin el molesto temor a encontrarse su casa desvalijada cuando retornen a sus obligaciones.
Entre la serie de advertencias, el cuerpo de seguridad advierte de la importancia de no dejar dinero u objetos de mucho valor dentro de las viviendas si se pretende pasar un largo periodo vacacional. Además, los agentes sugieren no divulgar ni presumir ante desconocidos de los viajes vacacionales, así como no permitir que la casa aparente estar vacía en su interior. Por ello recomiendan no desconectar los timbres exteriores de la casa ni bajar la totalidad de las persianas de la vivienda para no llamar la atención de los asaltantes. Según se afirma desde la Policía, uno de los mejores amigos de los «cacos» es el tiempo, por ello estas recomendaciones van destinadas a aparentar que la casa está perfectamente habitada y su dueño puede volver en cualquier momento del día.
Por otro lado, hay una serie de recomendaciones importantes. Fuentes del Cuerpo Nacional de Policía afirman que, aunque parezca evidente, es imprescindible dar más de un giro de llave a la cerradura de la puerta para evitar que la entrada a la vivienda sea únicamente obstaculizada por el resbalón del cerrojo, ya que es uno de sus puntos más vulnerables.
Hay que tener cuidado, asimismo, con los bombines de la puerta, ya que si estos no han sido fabricados bajo alguna de las normativas vigentes (UNEEN, UNEES, AR2, SKG...) serán susceptibles de ser manipulados con facilidad, posibilitando la entrada en el hogar de los asaltantes. 
Además, desde la Policía aconsejan agregar un escudo protector que dificulte aún más la llegada al bombín por parte de los asaltantes.
En relación con esto, es importante que los ciudadanos compruben  los grados de seguridad de sus puertas, ya que por debajo del grado tres (marco, bombín y disuasión) no son consideradas puertas de seguridad.
A su vez, aquellas personas que quieran mejorar la seguridad de sus puertas disponen de varios tipos de bombines  en el mercado para facilitar la resistencia a los forcejeos. De entre ellos, la Policía destaca la instalación de cerraduras de doble embrague. Son un tipo de cerrojos que permiten la apertura de la puerta desde el exterior aunque haya una llave dentro del bombín. Desde el cuerpo de seguridad se recomienda el uso de este tipo de bombines a familias con niños, personas de edad avanzada o con algún tipo de dependencia. Según afirman fuentes policiales, ambos tipos de cerradura son seguros, pero al no permitir el bombín de embrague simple la apertura de la puerta desde el exterior cuando hay una llave encajada, esta se convierte en más peligrosa para estos colectivos vulnerables.
La Policía, en busca de dificultar al máximo la entrada de extraños en el hogar durante las cacaciones, sugiere también instalar cerrojos de seguridad en las ventanas correderas de chalets y pisos bajos. Con la incorporación de un simple pasador, se incrementará la dificultad para la apertura de la ventana desde el exterior de la vivienda, facilitando así la seguridad el hogar.
Por otro lado, en cuanto a los bloques de pisos, la Policía asegura que una de las mejores opciones es la instalación de cámaras de seguridad. Sin embargo, hay varios elementos a tener en cuenta antes de proceder  al emplazamiento  de estos aparatos.
Para empezar, se debe contar con los requisitos legales para instalar un sistema de videovigilancia en una finca, como, por ejemplo, el acuerdo de tres quintos de los vecinos de la vivienda o la señalización correspondiente.
 Seguidamente, el cuerpo de seguridad avisa de que si bien la incorporación de videocámaras reduce «la actuación de cierto tipo de delincuentes», no disuade por completo al criminal. Esto se debe a la gran visibilidad que estas instalaciones tienen desde el exterior de las viviendas y a los carteles (obligatorios por la ley de protección de datos) que avisan de que en la finca dada se están tomando imágenes de vídeo.
Sin embargo, hay solucines para paliar estas dificultades. Una de las opciones que más cunden actualmente en los bloques de viviendas es el camuflaje de las cámaras con elementos del interior del edificio como los sensores de movimiento,  los detectores de humo o cualquier tipo de aparato electrónico. La instalación de estas cámaras se debe hacer en paredes o techos bajos que permitan la grabación del rostro de los asaltantes, tratando de evitar los planos verticales.
En este sentido, los videoporteros conectados a CCTV  son una de las mejores soluciones a la hora de disuadir los asaltos, ya que toda persona que entre en la finca quedará grabada de manera frontal.
Finalmente, la Policía Nacionalha dejado también una serie de recomendaciones para evitar los robos de trasteros, otros de los grandes desvalijados durante el periodo estival. En este sentido, la Policía asegura que, en los edificios en los que se acceda a los trasteros a través de un ascensor, la mejor opción es poner una llave al mismo para evitar que cualquier persona ajena a las viviendas pueda acceder a ellos.
Asimismo, la Policía recomienda la instalación de más de un cerrojo en las puertas de los trasteros, así como la revisión de los bombines para comprobar que cumplen con los requisitos necesarios para fiarse de su seguridad. En relación con esto, la Policía recomienda también la instalación de una puerta de grado tres de seguridad en caso de que todos los trasteros del bloque tengan un acceso en común, ya que funciona como efecto disuasorio.