CCOO exige a Trabajo sacar de la "esclavitud" a 3.000 riders

SPC
-
Imagen de un repartidor de Glovo, durante un pedido - Foto: Europa Press

El sindicato, que ha convocado manifestaciones, denuncia que estas empresas están logrando grandes beneficios «a costa de los derechos laborales»

CCOO se reunirá la próxima semana con la Inspección de Trabajo con el objetivo de que los 3.000 ‘riders’ que a diario recorren las calles de la Comunidad con mochilas cargadas de pedidos dejen de ser «falsos autónomos», con condiciones «precarias» propias de un modelo de «esclavitud» en pleno siglo XXI y vean reconocida su «laboralidad». Un encuentro que calentará con la manifestación convocada para hoy en Valladolid por el sindicato, que espera que estos repartidores a domicilio de plataformas como Glovo o Deliveroo, vean reconocida su relación laboral con estas compañías y sean considerados como trabajadores por cuenta ajena. A juicio de los responsables sindicales, esta nueva forma de trabajo se ha convertido en «la esclavitud del siglo XXI», algo que entienden que hay que revertir y frenar para que esta manera de trabajar no se extienda a otros sectores, informa Ical.
El encuentro con la Inspección servirá para «catalizar» el trabajo que ambas partes han venido desarrollando hasta el momento. Además, CCOO ya anunció su intención de abrir los convenios de hostelería de cada una de las provincias de la Comunidad para acoger a los trabajadores de estas plataformas, aseguraron ayer el secretario regional de Servicios del sindicato, Marcos Gutiérrez, y el responsable provincial, Raúl García Agudo.
El sindicato apuesta por que esta petición se convierta en «una lucha colectiva» de los trabajadores para que vean reconocidos sus derechos laborales, ya que, denunciaron, estas empresas están alcanzando importantes cifras de negocio «a costa de quitar derechos laborales a los trabajadores».
Condiciones laborales

Los responsables sindicales enumeraron algunas de las carencias que tienen estos trabajadores, que pasan por un salario reducido que no llega al SMI (900 euros/mes en 14 pagas); falta de prevención en materia de salud laboral; la «nula» posibilidad de conciliación , o la ausencia de cualquier tipo de derecho a vacaciones. «Es una presión constante por hacer más pedidos y alcanzar mejores ingresos que obligan a trabajar entre 15 y 18 horas para alcanzar el SMI», aseguran desde CCOO. Además cifraron en 300 los pedidos que tiene que hacer cada trabajador para alcanzar a final de mes el SMI, algo que solo consiguen «aquellos con la máxima puntuación». En cuanto al perfil de estos trabajadores, aseguraron que es muy diverso y en su mayoría son hombres muy jóvenes o de más de 50 años y muchos inmigrantes. 
«La precariedad no es una categoría profesional ni una forma de contratación», declaró Gutiérrez, que insistió en que los ‘riders’ «también tienen derechos», de ahí que se esté persiguiendo el reconocimiento de su relación laboral. En Castilla y León se calcula que son alrededor de 3.000 las personas que están dadas de alta en estas plataformas, aunque son menos los que están activos. En lo que a Valladolid se refiere, con unos 500, de los que 200 trabajan con Glovo.