El Real Ávila se agarra al gol de Álex Garrido

A.S.G.
-

1
Real Ávila
0
Real Burgos
Finalizado
Los encarnados supieron hacer bueno su mejor inicio de partido y el tempranero gol del salmantino para imponerse a un competitivo Real Burgos que hasta el último momento quiso poner en cuestión el resultado

El Real Ávila se agarra al gol de Álex Garrido - Foto: David Castro

El Real Ávila sumó su segunda victoria consecutiva. Esta vez no esperó a los minutos finales para conseguirlo, aunque hasta el último minuto tuvo que esperar para confirmarlo. Especuló con el marcador el equipo de José Manuel Jimeno ante un Real Burgos al que no terminó de sentenciar tras el gol de Álex Garrido, que se estrenó como titular y goleador, y que se revolvió hasta la última jugada.

Tardó poco el Real Ávila en marcar terreno ante un Real Burgos que llegaba con ganas de meterle mano a los encarnados y sopesar sus opciones de mirar a la zona alta. Sus dos partidos aplazados eran un valioso comodín de sacar algo positivo del Adolfo Suárez. La oportunidad no era mala, como no lo era la ocasión que se le planteaba a los encarnados de abrir una brecha de nueve puntos con uno de sus principales perseguidores. No era día para dejar los deberes por hacer para segundas partes. Y se puso el mono de trabajo el equipo de Jimeno, que rápido enseño los dientes y menos tardó en morder. Ya le había sacado una buena mano Álex Campos a Domingo cuando el ex de la Segoviana probó fortuna con un duro disparo. Poco antes Rubén Ramiro se encontró de manera inesperada un balón colgado por De Mesa que nadie acertó a desviar y el encarnado tampoco supo rematar. Diez minutos, un par de ocasiones y un Real Burgos escondido en sus dominios a la espera del error local y la cabalgada de Ampudia. Lo que llegó fue el gol del Real Ávila. De un saque de banda Álex Garrido sacaba petróleo. No despejaron el balón los de Daniel Santos y el delantero salmantino remataba en el área pequeña para hacer el 1-0 al cuarto de hora de partido.

Con el gol adelantó lineas el Real Burgos, que elevó la presión y buscó la recuperación en campo ajeno. Quien no cambió su guión fue Carlos Pascual. Tiró de fuerza y de ganas para subir la banda y ponerle a Álex Garrido un caramelo en forma de asistencia. Le faltó puntería y fuerza al delantero, que la mandó a las manos del portero. Ocasiones así es mejor no perdonarlas porque el partido avanzaba sin que llegara el segundo. Dominaba el equipo encarnado pero no lo transformaba en goles. Y se acercaba el Real Burgos. Aunque sin inquietar lo suficiente, llevaron el balón a las proximidades de Brian, seguro y tranquilo en un tramo final en el que los porteros desaparecieron, como el juego, demasiado escaso y en exceso trabado como para volver a ver ocasiones. Se marcharían al descanso los equipos. Cumplían los encarnados. Si el objetivo era ser prácticos, el Real Ávila lo estaba siendo al máximo.

Le pidió más al equipo Daniel Santos, que dio salida de inicio a Marijuan y mandó a los suyos salir de la ‘cueva’. Presionaba alto pero la sacaba bien el equipo encarnado, que no terminaba de dar el mejor final a las jugadas. Trataba de buscar la jugada individual De Mesa, como si hubiera tomado el relevo a Rubén Ramiro tras la buena primera mitad del ‘7’. Buscaba el segundo el Real Ávila mientras el Real Burgos buscaba el empate. Peleaba Ampudia con ganas y era Taborda el que disparaba con dureza. Tenia más peligro el disparo por el rechace que por la dirección. Tras golpear en un defensa, supo despejarla bien la defensa. Termiño y Ampudia  –minuto 57– combinaron bien en la frontal, aunque les falló el último pase para plantarse en el cara a cara con Brian. Jugaba con fuego el Real Ávila y temía la grada un final amargo. Empujaba el Real Burgos, que perdía a su entrenador por roja directa por dirigirse al colegiado.  Y podría haberla visto Diego Miguel cuando De Mesa le encaró al borde del área y tras superarle con una preciosa bicicleta era derribado sobre la linea. A un suspiro de ser penalti. Rubén Ramiro se encontró con la barrera en un lanzamiento que tenia buena pinta. Era disparo de gol como fue parada de tres puntos la de Brian cuando un balón colgado al área pequeña –minuto 78– lo remataba Termiño a un palmo de portería. Reaccionó bien Brian, que no pudo acabar el partido. Un encontronazo –minuto 90– le dejó el hombro dolorido. Ocupó su puesto Johan en un final que fue un corre calles, un mal negocio siempre para el que más tiene que perder, un Real Ávila que en los últimos minutos lanzó una moneda al aire y le salió cara.