Una escuela rural que crece

Mayte Rodríguez
-

El 'cole' de Maello acaba de estrenar un segundo aula con una nueva maestra después de que en pleno curso se hayan incorporado cuatro alumnos gracias a la llegada de dos familias al pueblo fruto del empeño de la Corporación por "levantar el pueblo"

Una escuela rural que crece

En la escuela de Maello esta semana se ha levantado una persiana más, la del aula que acaban de estrenar. En mitad del curso escolar, se han incorporado cuatro nuevos alumnos. De once han pasado a quince, una cifra demasiado alta para que todos compartan una única clase y una misma maestra, así que el CRA Tomás Luis de Victoria solicitó la apertura de un segundo aula que la Dirección Provincial de Educación autorizó y que acaba de abrir sus puertas con una nueva profesora a su cargo. Casi un milagro en estos tiempos en los que lo habitual es que las escuelas rurales vean disminuir su número de alumnos. En el caso de Maello, la escuela tocó fondo hace cinco años, con solo ocho niños. Los quince actuales son casi el doble.

La delgada línea en la que se mueven buena parte de las escuelas rurales en cuanto a número de alumnos es el reflejo de la despoblación que sufre la llamada España Vaciada. Por eso, lo ocurrido en Maello constituye una razón para la esperanza que, eso sí, no se ha producido de forma espontánea ni causal. Es el fruto del empeño del equipo de Gobierno que se hizo cargo del Ayuntamiento en junio. Su alcalde, Javier García, ya adelantó entonces que su prioridad era «levantar el pueblo» y tenía muy claro que sin familias jóvenes que aseguraran «niños en la escuela» y vida en las calles no podría conseguirse ese objetivo. Así que se puso manos a la obra y eso ha pasado por vender las ventajas de Maello como lugar de residencia y de moverse mucho para tratar de facilitar el empleo a quien esté interesado en establecerse allí, siempre con una condición: «Tienen que ser familias con niños», advierte Pilar Rodríguez, segunda teniente Alcalde y concejala responsable de Servicios Sociales y Educación, que también subraya que este curso escolar el Ayuntamiento de Maello ha aumentado las ayudas para material que otorga a los escolares matriculados en la escuela del pueblo. «De 250 euros las hemos aumentado a 350 euros por niño», apunta.

Las medidas para fomentar la natalidad y para incentivar la presencia de niños en la escuela del pueblo se iniciaron en anteriores legislaturas, pero ahora se las está dando un impulso que pasa por facilitar el acceso a la vivienda, entre otros ámbitos. Así por ejemplo, después del verano «se aprobó en Pleno» un cambio de uso de la antigua casa del médico, que tras ser reformada y acondicionada permaneció varios años sin una utilidad y ahora es el hogar de una de las familias que acaban de instalarse en Maello y que ha aportado dos de los cuatro nuevos alumnos de la escuela y los otros dos, todavía muy pequeños, lo harán en cursos sucesivos. «Pagan un alquiler, pero es muy asequible», explica Pilar Rodríguez.

LEA EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE DIARIO DE ÁVILA