Proyecciones navideñas

B.M
-

La Navidad trae a Ávila, con motivo de la campaña comercial de estas fechas, una proyección de videomapping en el Arco del Alcázar y la plaza Pedro Dávila, con pases alternativos cada 15 minutos y que se celebra viernes y sábado

Proyecciones navideñas - Foto: David Castro

En otras ocasiones ha sido para festejar momentos especiales y para poner de relieve el patrimonio, pero esta vez la proyección de videomapping sirvió para contar un cuento de Navidad y se incluyó dentro de la campaña navideña que realizan el Ayuntamiento y más de 350 comercios de Ávila.
Los escogidos fueron dos lugares céntricos y rodeados de establecimientos comerciales como el Arco del Alcázar y la plaza Pedro Dávila donde se organizan este viernes y sábado las proyecciones entre las 18,30 y las 22 horas, con pases alternativos cada 15 minutos en cada uno de estos escenarios. Así, el viernes se comenzó a las 18,30 horas en el Arco con la primera parte del cuento para finalizarlo, 15 minutos después, en la plaza Pedro Dávila y así continuó durante la tarde noche. Este sábado se repetirán estos pases para que los vecinos de Ávila se sigan animando a pasear por el centro.
Las sesiones, de algo más de 10 minutos por proyección, tienen la Navidad como protagonista. Unas fiestas que se recuerdan combinando motivos, escenas y personajes con una narración en off, aprovechando los lienzos sobre los que se proyecta.
La teniente de alcalde de Empleo, Industria, Comercio y Turismo Sonsoles Prieto, acompañada de otros representantes del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Ávila, explicó que se ha optado por un videomapping para niños y mayores en una zona comercial y de hostelería para poder disfrutar del ambiente navideño.
Ese ambiente se podía vivir con las luces de Navidad o la propia pista de hielo sirviendo de atractivo para el centro. En este sentido, Sonsoles Prieto explicaba que lo que se pretende con la iniciativa es que «la gente esté en la calle», para lo cual se combinan otras actividades como los talleres de cocina para niños para hacer más fácil a los padres sus compras mientras los pequeños disfrutan de las diferentes propuestas. 
En cuanto a la proyección en sí, comenzó en el Arco del Alcázar, con la animada plaza del Mercado Grande detrás, con un reloj que marcaba los últimos segundos antes de comenzar la historia. Con villancicos del fondo se inició la proyección con ventanas que surgían e iluminaban, nieve que surgía en el arco o la imagen de Papá Noel. A partir de ahí la voz en off se dedicó a contar el cuento del reno Rudolf acomplejado por su luminosa nariz pero que llegó a encontrar su destino al lado de Papá Noel, guiando su trineo. Pingüinos, regalos, bastones de caramelo o fuegos artificiales tomaron también protagonismo en una proyección que siguió su narración en el palacio Pedro Dávila cerrando la historia con un niño que pidió un telescopio por Navidad y recibió la visita de Papá Noel con su regalo.