Los muertos en carretera se elevan a 125 durante 2018

SPC
-
Accidente ocurrido el pasado verano en la provincia salmantina, que se saldó con dos fallecidos. - Foto: Ical

La cifra contrasta con la media nacional, donde se redujo un 1,5 por ciento frente a la subida del 2,5 en el número de víctimas mortales en Castilla y León

Castilla y León registró 125 fallecidos en las carreteras durante el año 2018, lo que supone tres víctimas más que el año anterior, con un incremento relativo del 2,5 por ciento, rompiendo la tendencia de caída en los fallecidos registrada en los dos años anteriores. Esas cifras contrastan con las registradas en el conjunto nacional, donde se perdieron 1.180 vidas, 18 menos que en 2017, con un descenso en términos porcentuales de 1,5 puntos.
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, presentó ayer en Madrid el ‘Balance de siniestralidad en carretera’ correspondiente al año 2018, del cual se desprende que las provincias de Burgos y León acapararon un tercio de los fallecidos en la Comunidad, con 21 en cada una de ellas, si bien mientras en el caso de Burgos el número de víctimas descendió en dos, en León aumentó en ocho.
En Ávila, el número de fallecidos en accidentes en vías interurbanas ascendió hasta las 14 personas (cinco más que en 2017), mientras que en Palencia se redujo hasta las ocho personas (cinco menos). En el caso de Salamanca, los fallecidos descendieron hasta nueve (dos menos), mientras que en Segovia aumentaron hasta las diez víctimas (una más), en Soria ascendieron hasta las 13 (cinco más), en Valladolid la cifra se mantuvo en catorce y en Zamora se redujo en siete personas, hasta los 15 fallecidos.
Grande-Marlaska explicó en declaraciones recogidas por Ical que las cifras presentadas son provisionales y únicamente aluden a los accidentes mortales ocurridos en vías interurbanas, con víctimas registradas hasta 24 horas después de producirse el accidente. Las cifras definitivas incluirán a las víctimas a 30 días de accidentes ocurridos en vías urbanas e interurbanas.
En cuanto al número de accidentes mortales, en el caso de Castilla y León aumentó en términos similares al de la evolución de los fallecidos, ya que creció un 2,8% hasta los 111 siniestros mortales, frente a los 108 contabilizados en 2017.