La lista de espera quirúrgica se eleva de 103 a 172 días

SPC
-

Verónica Casado detalla que el número de pacientes se redujo desde los 36.251 de febrero a los 35.959 actuales y anuncia un plan para minimizar los plazos

Francisco Igea y Verónica Casado comparecen durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. - Foto: Miriam Chacon (Ical)

La demora de las listas de espera quirúrgicas en la Sanidad pública de Castilla y León se ha incrementado desde los 103 días registrados en febrero a los 172 actuales como consecuencia de la crisis de la covid-19. No obstante, el número de pacientes que esperaban para ser operados a través del Sacyl durante este periodo se han reducido desde los 36.251 a 35.959, según reconoció ayer la consejera de Sanidad, Verónica Casado, que compareció junto al vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, tras la reunión del Consejo de Gobierno. La titular sanitaria indicó que el plan de desescalada de los quirófanos comenzó el pasado 4 de mayo y que ahora, con 157 quirófanos abiertos en toda la Comunidad, ya se está trabajando en un plan de abordaje de la lista de espera para mejorar los tiempos de demora, informa Ical.
Además, explicó que hasta el 14 de marzo se mantuvo la actividad quirúrgica programada, mientras que a partir del estado de alarma sólo se atendieron los casos urgentes, y se mostró confiada en que con una buena planificación y con la colaboración de los profesionales se logrará reducir la lista de espera.
Ademas, durante su intervención en la rueda de prensa, Casado sostuvo que el sistema sanitario de Castilla y León está preparado para un nuevo rebrote de la covid-19, pero hizo un llamamiento a «extremar el cuidado» y a colaborar con todas las medidas de seguridad, ante la preocupación existente por los nuevos focos de contagios conocidos en China y en Alemania. Al respecto, aseguró que los brotes detectados en estos días en dos residencias de Valladolid y en el hospital Río Hortega están «controlados e identificados».
«Tiene que estar preparada», sentenció Casado, que apeló a la colaboración colectiva e individual para cumplir con todas las normas de seguridad que lleven a «contener el virus lo más posible», mientras que Igea se preguntó si la población estaría dispuesta desde el punto de vista «anímico» a soportar un nuevo confinamiento. «La respuesta es llevar a extremar el cuidado», aseveró.
En este sentido avanzaron que ya se trabaja junto a los colectivos de médicos anestesistas e intensivistas en una planificación sanitaria. «Necesitamos ir de la mano de estos expertos para que nos digan qué aparatajes y espacios necesitan», defendió la consejera, quien informó de que la formación a enfermeras para UCI es esencial. Verónica Casado enmarcó que el sistema sanitario está preparado en que existe una «buena» red de vigilancia epidemiólogica para rastrear los contagios y las personas en contacto con quienes han dado positivo del virus. «Como sistema, nuestra Sanidad está preparada», concluyó.