730 dependientes han fallecido este año en lista de espera

D. Alonso
-

La Asociación de Directoras y Gerentes de los Servicios Sociales reclaman alGobierno «medidas urgentes» para no «abandonar» a los vulnerables

730 dependientes han fallecido este año en lista de espera - Foto: Isabel García

Castilla y León ha visto como entre enero y mayo fallecían 730 personas en las listas de espera para entrar dentro del sistema de dependencia, 78 en el ‘limbo de la dependencia’, es decir, aquellos que se le había reconocido el derecho a una prestación y no se les atendió; y 652 que lo habían solicitado y ni si quiera se les valoró. Así lo denunciaron ayer desde la Asociación de Directoras y Gerentes de los Servicios Sociales, que en un informe analiza los últimos datos del IMSERSO sobre el Sistema de la Dependencia hasta 31 de mayo. A nivel nacional, la situación es mucho peor, y los encargados de elaborar el Informe DEC, que año tras año coloca a la Comunidad como referencia nacional en esta materia, el documento asevera que la crisis generada por el coronavirus ha instalado el sistema de la dependencia «en la UCI». En total han muerto 24.554 personas en las listas de espera este año: 17.139 dependientes que se le había reconocido el derecho a una prestación y no se les atendió, y 7.415 que había pedido entrar en el sistema.
«Todos los indicadores del sistema indican una caída estrepitosa, registrando unos valores muy inferiores a los de comienzos del año», explica el presidente de la Asociación de Directoras y Gerentes de los Servicios Sociales, José Manuel Ramírez, quien reclama «medidas urgentes para no abandonar a las personas dependientes que están a la espera de un procedimiento y para evitar que cada día mueran personas en el laberinto burocrático de la ley dependencia».
Es por ello que instan a los Gobiernos Autonómicos a acometer reformas necesarias que agilicen los trámites. «Es necesario simplificar los procedimientos, (informes, valoraciones, plan individual de atención y resoluciones) para lo que deben agilizarse y unificarse para dar respuesta inmediata en esta crisis», explica Ramírez, que exige avanzar «hacia la prescripción social del profesional de referencia como único requisito para la ejecutividad y puesta en marcha de las prestaciones reconocidas». 
Pendientes de prestación

El documento realizado pone de manifiesto que la Comunidad se encuentra a la cabeza nacional en cuanto al número de beneficiarios pendientes de prestación por dependencia. En total, 467 personas se encontraban en esta situación, el 0,44% por ciento del total. Unas cifras insignificantes comparadas con la media nacional, donde 254.000 personas siguen esperando su prestación, y lo que supone casi el 19 por ciento del total. Además, según datos oficiales de la dependencia, las tasas de variación acumulada en lo que va de año son negativas a nivel nacional –no hay datos por comunidades–, y se han registrado 34.668 solicitudes menos; se han reducido en 25.669 las valoraciones; hay 15.889 beneficiarios menos con derecho a prestación y otros 11.715 beneficiarios con prestación menos.