En forma con responsabilidad

A.S.G.
-

Reabren sus puertas los gimnasios de Ávila con reducción de aforo, distancias y mucha limpieza

En forma con responsabilidad - Foto: David Castro

La actividad vuelve a los gimnasios, esos espacios de salud, ocio y deporte por igual que tuvieron que echar el cierre por el COVID-19 y que han vivido la desescalada con «dudas» y demasiadas incógnitas por unas fases que no dejaban claro cuál era su momento y las condiciones en las que ponerse en marcha. Unos lo hicieron en Fase 2, otros esperaron a la Fase 3, ésa que a partir del lunes tenía previsto llegar a Ávila y que será ya sustituida por la conocida como ‘nueva realidad’. Un momento al que miraron desde el principio espacios como El 88 o el Gimnasio Sound Body, entre otros, pero a la que  no quiso esperar el Gimnasio Giocare, que el pasado lunes ya volvía a la actividad. «Cada uno tiene sus circunstancias» explicaba Pilar Baeza, responsable de este gimnasio, ante la puesta en marcha. Una realidad del día a día a la que se han enfrentado todos los negocios. Y los gimnasios no han sido ajenos.  «Nos tendrán que ayudar, pero no sólo a los gimnasios, sino a mucha gente» comentaba en su momento Angelines Encinar (Shotokan Tora) cuando analizaba en pleno confinamiento la situación de un sector que, según la Federación Nacional de Empresas de Instalaciones Deportivas (FNEID) genera más de 214.000 puestos de trabajo directos e indirectos.
«Un local cerrado más de tres meses es inasumible. Decidí trabajar para la reapertura, no para un cierre» se planteó Pilar Baeza. No decidió esperar. El pasado lunes abría la verja. «Había gente con ganas» señala en una puesta en funcionamiento con aforo reducido y cita previa. «Estos días cuando quieres no siempre es compatible con cuando puedes» comenta ante una forma de funcionamiento «surrealista» por momentos para lo que es esa actividad, muy de tiempo libre, pero necesario. «O era así o no se podía» señala en una forma de trabajo que se flexibilizará a partir del lunes con la llegada de la ‘nueva normalidad’ y el salto de fase. Pero aunque haya cosas que puedan cambiar, como los aforos, otras han llegado de momento para quedarse.Limpieza, desinfecciones, distancias de seguridad, señalización... Son días de «explicaciones. Entre los usuarios hay de todo, gente con dudas, con miedo, con tranquilidad» explica Pilar Baeza, que tiene claro que la salud «es lo que debe primar» en todo este proceso.
Y para que todo vaya en la mejor dirección Juan Carlos Hernández Torrubias (Sound Body) habla de «responsabilidad». Aunque en un primer momento contempló la apertura en Fase 2 decidió esperar. El próximo lunes será su momento. Lo ha preparado todo. Cartelería, entrada a través del carné en lugar de la huella digital, señalización de espacios y distancias, marcadores en el vestuario, gel hidroalcohólico, desinfectante, «aunque la limpieza por nuestra parte será una constante» señala. «Es importante que la gente sea responsable y lo entienda» pide ante la necesidad de adaptarse entre todos a los nuevos protocolos. Eso sí, reconoce que en el sector hay «dudas». El lunes se pasa «a la nueva realidad, pero en nuestro caso vamos a actuar con las exigencias marcadas para la Fase 3. Ahora tendrá que ser la Comunidad la que marque lo que debe hacerse, porque aún no hay nada».