Pepe García renueva con la Cebrereña

A.S.G.
-

El técnico abulense, que llegó al banquillo de El Mancho Ángel Sastre en la 2011-12, cumplirá su décima temporada como culturalista

Pepe García renueva con la Cebrereña

Pocos entrenadores, por no decir ninguno, pueden presumir de sumar diez temporadas en un mismo banquillo en la Tercera División de Castilla y León. En este fútbol actual de idas y venidas no es lo frecuente. Pero sí puede hacerlo Pepe García, cuyo nombre y el de la Cultural Deportiva Cebrereña se unieron en el verano de 2011 y continuarán unidos, al menos, hasta el verano de 2021. Una década, la mejor de los verdiblancos. Porque aquel entrenador que encontró en el banquillo de El Mancho Ángel Sastre (2011-12) la oportunidad que buscaba para iniciar su propio camino –tras ser segundo con José ‘Chino’ Zapatera y José Manuel Manzano en el Real Ávila– es hoy uno uno de los nombres propios de la historia reciente de un club que, de su mano, regresa a la Tercera División, una categoría hasta su llegada esporádica pero que se ha convertido casi en habitual, con todo el mérito que eso supone para un equipo de una localidad como Cebreros.
Esta vez no se lo pensó tanto. No suele precipitarse el entrenador abulense en sus decisiones cuando acaba la temporada. Siempre se toma su tiempo, pero en esta ocasión no. Apenas un par de semanas después de confirmarse el ascenso a Tercera División la Cultural Deportiva Cebrereña comunicaba de manera oficial la continuidad de su técnico. «Pasados unos días tras la noticia del regreso a Tercera División, la Cebrereña y José García han decidido mantener su compromiso una temporada más. Renovación año a año, como viene siendo costumbre. El abulense, artífice de la época más próspera del equipo en la categoría nacional, estará de nuevo a la cabeza del proyecto verdiblanco en busca de la permanencia» explica el club en un comunicado. «Club y entrenador han mantenido una reunión formal para compartir impresiones y comenzar a planificar la próxima campaña, dentro de la incertidumbre en la que nos encontramos sumergidos» señalan desde El Mancho Ángel Sastre, contentos por «seguir contando con el impecable trabajo de Garci y su implicación profesional y personal en lo deportivo y extradeportivo con el equipo y el pueblo de Cebreros».
Será la décima campaña en Cebreros de un entrenador que siempre ha reconocido haber «encontrado un sitio donde me aprecian». De ahí los diez años en un banquillo que no quiso abandonar cuando se dijo que la Segoviana le quería, cuando otros llamaron a su puerta o con el descenso a la Regional, la categoría en la que entrenador y club se encontraron en la 2011. Entonces, como ahora, lo afrontó con el reto de subir a Tercera, una categoría que antes de su llegada apenas habían pisado en tres ocasiones. Con Pepe lo harían seis. El año que viene habrá una séptima.
Se quedó a las puertas del ascenso en su primer curso (2011-2012) pero lo conseguía un año después (2012-13) con un equipo del que aún sobreviven algunos jugadores. Entonces caras jóvenes, hoy son los veteranos del vestuario. Volvía a Tercera División la Cebrereña en la 2013-14. El reto era ahora una permanencia que hasta entonces siempre se había resistido. Rompió la maldición el técnico abulense. Tras una primera vuelta en la que parecían abocados al descenso, una gran segunda fase de campeonato les llevó a festejar la que sería su primera permanencia de su historia. Y llegarían otras más. Con Pepe García el equipo seguiría jugando en Tercera seis temporadas consecutivas (desde la 2013-14 a la 2018-19). El entrenador mantuvo el método. Junto a su núcleo fuerte del vestuario, la apuesta por la cantera abulense y los goles de Terleira. Que la lesión de su capitán y goleador le dejara fuera de los terrenos de juego durante buena parte de la 2018-19 tuvo mucho que ver en el descenso.
Entonces el técnico decidió seguir, como siguieron buena parte de sus jugadores. Y de nuevo la Cebrereña está en Tercera de la mano de un Pepe García que tratará de volver a reconstruir el equipo, como cada verano, para obra una nueva permanencia.