Caricaturas para sonreír, según Domingo del Prado

I.Camarero Jiménez
-

El dibujante presenta este sábado en San Francisco 'Caras y sonrisas' un recopilatorio de 68 conocidos personajes abulenses reinterpretados por él

Caricaturas para sonreír, según Domingo del Prado

Domingo del Prado, leonés pero afincado en Ávila desde hace ya mucho tiempo va a mostrar este sábado una de sus múltiples facetas, pues es poeta, dramaturgo, dibujante y pintor. El auditorio municipal de San Francisco se abrirá entonces a ese Del Prado dibujante, caricaturista para más señas, pues es el momento elegido para la puesta de largo de su ‘Caras y Sonrisas’ o lo que es lo mismo una compilación de caricaturas que suman casi las 70 (68 exactamente) con las que no pretende más que hacer sonreír a quien las contemple y por supuesto que se reconozcan sus personajes. Son muchos los elegidos y de diverso ámbito en Ávila, pues es aquí donde ha querido volcar sus esfuerzos en la tierra que hace mucho tiempo le acogió. En su obra hay periodistas, políticos, artistas, escritores, libreros... gente muy conocida y fácilmente identificables, pero también otros que son menos ‘famosos’, comerciantes, por ejemplo, explicaba DelPrado en la presentación.
No es la primera vez que se sumerge en una aventura de este tipo pues hace ya 25 años que salieron a la luz sus ‘Caras de ávila’ y ahora llega este segundo volumen que también recoge una pequeña semblanza de los protagonistas que se visten en el libro ‘De Domingo’, bajo la mirada de este dibujante que como dejó claro no pretende más que hacer sonreír porque «me gusta ver la vida con humor» puesto que «ya bastantes sinsabores hay» en el día a día, venía a decir. 
Y ese humor desde luego es «sano» y «nunca con el ánimo de ofender». Para dar a conocer el libro y también la puesta de largo del mismo de este sábado (19 horas en San Francisco) estuvo junto a Del Prado el teniente de alcalde, José Ramón Budiño, quien recalcó el humor de los retratos y quien aseguró que de algún modo la obra nos ayudará a identificar parte de la historia de Ávila a través de personajes  relevantes. 
El autor reconoce estar encantado con ‘Caras y sonrisas’ y si por él fuera prepararía una segunda parte, pero siempre que los libros lleguen a destino y hagan sonreír a quien los contemple, en ningún caso para «quedarse en un cajón». Así pues la puerta está abierta.