Los 'titanes' de la robótica

J.M.M.
-
Los 'titanes' de la robótica - Foto: Belén González

El Observatorio Ávila 1.131 acogió la RoboCup Ávila 2019, la primera competición de robot-sumo que se celebra en la capital, en la que participaron 18 equipos con sus prototipos robóticos

AC/DC, robot desarrollado por Rodrigo Jiménez López y Erik Galdeano Collado, de 10 años, fue el más fuerte y se impuso en la RoboCup Ávila 2019, la primera competición de deporte robótico (en este caso de robot-sumo) que se celebra en la capital abulense y que llevó a cabo en medio de una gran expectación.
El Observatorio Ávila 1.131 fue el escenario escogido para celebrar esta competición, organizada por las startups abulenses Neotekna, KIMASD y Roboticole, en la que tomaron parte 18 equipos que presentaron sus creaciones robóticas, las cuales fueron compitiendo entre sí simulando los enfrentamientos humanos de sumo, con el único objetivode empujar al oponente para sacarlo del ‘dohyo’. Según explicó Daniel García-Moreno, coordinador del Observatorio Ávila 1.131, «el robot-sumo es como los cien metros lisos del deporte robot. Es una competición en la cual los equipos compiten con un prototipo robótico que han ido desarrollando a lo largo del tiempo», y el objetivo, como en el sumo, es expulsar al contricante fuera del tatami, «pero en este caso hay un trasfondo detrás, ya que está el trabajo, la ilusión, el aprendizaje de lo que se ha llevado a cabo antes, durante y después de los combates».
Las especificaciones de los robots, cien por cien autónomos, son sencillas, ya que están basados en tecnologías abiertas, con unas dimensiones máximas de 15 centímetros de ancho y largo, una masa límite de 750 gramos y un voltaje de la batería de 6V (4 x AA o equivalente).
Las partidas, llevadas a cabo mediante el sistema de eliminación, constaban de tres rondas, con un tiempo total de dos minutos, donde el primer equipo que ganaba dos rondas o que recibía más puntos, dentro del tiempo límite, era el ganador de la partida y pasaba a la siguiente fase. Así se fueron superando las distintas eliminatorias hasta llegar a la disputa de la emocionante final, en la que se enfrentaron AC/DC y Torgo Nudho. El tercer clasificado fue Desterrador, que se impuso en la final de consolidación. 
Los participantes (67 en total) en su mayoría eran niños, con un único equipo de adultos, tres integrados por alumnos de la ESO y el resto de Primaria, y es que, como reconocía García-Moreno, «las nuevas generaciones son las primeras que maman el tema de la formación a través de la robótica y de las nuevas tecnologías». La mayoría de los participantes pertenecían a escuelas robóticas abulenses, y como proyecto de fin de curso han desarrollado estos robots que están configurados para luchar.Ytodo el campeonato se desarrolló en un ambiente ejemplarizante, «sin una mala palabra, animándose los unos a los otros» y con un clima competitivo muy sano.
En vista del éxito de esta primera edición, el objetivo  es impulsar toda una «olimpiada robótica, en la que haya más competiciones, como siguelíneas, de velocidad, construcción...», y es que son muchos campos en los que se puede trabajar y que, como apuntó García-Moreno, «por qué no se puede hacer de Ávila una ciudad significativa en cuanto a la robótica y a la innovación».