scorecardresearch

Con los restos del incendio

B.M
-

En estos días se trabaja en retirar la vegetación quemada en la zona afectada por el fuego de la Paramera para evitar desprendimientos que vayan hacia caminos y preparar el terreno para cuando llegue el momento de plantar

Con los restos del incendio - Foto: David Castro

Tras un incendio como en que arrasó prácticamente 22.000 hectáreas en la Paramera, los trabajos de recuperación se hacen imprescindibles para que la zona vuelva a ser, lo antes posible, al menos un atisbo de lo que fue en su momento. Con este objetivo, en estos días se puede ver en los montes arrasados por el incendio la maquinaria necesaria para eliminar o aprovechar madera que se vio afectada por las llamas.

Así sucede en el monte 47, que se encuentra dentro de los terrenos del Asocio y donde retroarañas y procesadoras van limpiando de madera para evitar también que haya nuevos arrastres y más daños de los ya sufridos. Hasta allí se desplazó este miércoles el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, José Francisco Hernández Herrero, que pudo conocer de primera mano estos trabajos y también esbozar los que se harán en próximas fechas. Allí estuvo acompaño, entre otros, por el presidente del Asocio y el alcalde de Sotalbo.

En esa zona se trabaja en colaboración con la Dirección General de Biodiversidad del Ministerio de Transición Ecológica para eliminar la vegetación quemada con la ayuda de retroarañas (maquinaria que lleva la madera a astillas en terrenos muy escarpados), trabajando en un terreno con mucha dificultad de una zona asolada. Con ello, explicó el delegado territorial, se eliminan «los árboles que habían sido plantados hace unos diez años y que ahora no cumplen ninguna función desde el punto de vista medioambiental ni de sujección del terreno». Su eliminación permitirá que en pendientes escarpadas no haya escorrentías o desplomes de terreno hacia caminos y también facilitar una labor de preparación de terreno para una futura reforestación.

Ahora se está en la fase de eliminación de los árboles quemados y posteriormente se preparará el terreno y quizá en los meses de noviembre o diciembre se pueda hacer una plantación, que si no es posible ya tendrá que plantearse para primavera.

Entre los primeros pasos estuvo dotar de suministro de agua a los municipios afectados por el incendio, lo que afirmó Hernández Herrero, que ya se ha conseguido tras llegar a Mironcillo o Sotalbo, a la vez que atender al ganado, para lo que hay suministro de paja, forraje y agua.

También se ha lanzado paja en la zona para evitar la erosión, en una labor que se hace en las distintas zonas afectadas y, con restos de madera, se están construyendo en algunas zonas de agua, como arroyos y manantiales, fajinas para utilizar la madera que no tiene uso comercial.

En los montes del Asocio, se han visto afectadas unas 2.200 hectáreas de zona arbolada del total de 6.900 hectáreas quemadas, siendo «el titular público más afectado» con una afección en zonas especialmente beneficiosas desde el punto de vista medioambiental por lo que suponen en temas como la eliminación de la huella de carbono.

aprovechamiento. Por otra parte está el aprovechamiento maderable que se está realizando a través de los adjudicatarios que ya existían y que están sacando la madera, que pierde algo de valor por el fuego pero que también tiene precios ahora más altos, dijo el delegado territorial.

No se puede olvidar que el aprovechamiento de madera también es una fuente de ingresos para los municipios.

Además del trabajo de las retroarañas, se cuenta también con las procesadoras, que se encargan de 'abrazar' los árboles y cortarlos después con una motosierra, para girarlos y quitarles las ramas y conseguir un tronco de determinadas medidas que se puede aprovechar. Después, con un autocargador que va detrás de la procesadora se van cargando los árboles para ser trasladados en camiones.

De cara al futuro, en breve se ejecutarán 2,5 millones de euros que irán para cercados, pensando especialmente en la ganadería extensiva. Otros dos millones de euros serán para la recuperación de caminos, muchos de ellos con finalidad agrícola.

Además, comentó el delegado territorial de la Junta, está en marcha el trabajo para que los terrenos afectados «sean elegibles para las ayudas de la PAC».

En esta visita, el delegado presidente del Asocio, José Antonio Ramos, destacó lo que supone para ellos estar afectados en los pastos, aunque espera que el año que viene se podrá pastar en la mayor parte.A ello hay que unir aprovechamientos forestales y cinegéticos.

Por su parte el alcalde de Sotalbo, Juan Miguel Nogal, no dudó en volver a pedir la ayuda de las administraciones «en todo lo que puedan».