El Real Ávila sigue creciendo

José Manuel Maíz
-

Los abulenses se impusieron por 3-1 al Almazán en un encuentro en el que se mostró muy serio y efectivo y que logró encauzar con dos tantos al inicio de cada parte y otro antes de llegar al descanso

El Real Ávila sigue creciendo - Foto: Isabel García

El Real Ávila continúa con paso firme en esta temporada y se impuso por 3-1 a un Almazán muy combativo, en un encuentro donde los abulenses demostraron solidez y pegada, con tantos al inicio de cada periodo y el final de la primera parte que sentenciaron.
Arrancó el partido en medio del diluvio y con el Ávila lanzado. Sin apenas respiro, con ambos equipos asentándose en el campo, y en la primera triangulación del cuadro de José Manuel Jimeno, una buena combinación entre Diego Ortiz y Sito Cruz por la derecha le permitió a éste centrar desde la línea de fondo y, aunque Rubiato no pudo conectar el envío, sí lo hizo Manu Moreira llegando desde detrás para rematar a placer y anotar el primer tanto abulense. 
Se ponía de cara el encuentro para el equipo encarnado, pero el Almazán no se amilanó y adelantó líneas y un fallo en la entrega de Tena permitió a Dani Martínez probar fortuna desde lejos con un remate que repelió Johan. 
El Real Ávila sigue creciendoEl Real Ávila sigue creciendo - Foto: Isabel GarcíaLa respuesta del Real Ávila llegaría tras una falta a Rubiato, que fue una pesadilla toda la tarde para la defensa soriana, que botó Rubén Ramiro y el remate acabó mansamente en las manos del cancerbero soriano.
Los abulenses intentaban presionar arriba cuando perdían el balón, pero los sorianos encontraron espacios por la banda derecha para lanzar centros que al segundo palo crearon mucho peligro. Así, en el minuto 12, el Almazán tuvo una gran ocasión para igualar la contienda. Esta vez sería tras el lanzamiento de una falta lateral que la defensa abulense no acertó a despejar y el balón le quedó franco dentro del área a Checa, pero su remate a bocajarro fue despejado por Johan.
Al Ávila le costaba tomar el mando del partido e intentaba crear peligro con desplazamientos largos y a balón parado. En el minuto 14, en un córner botado por Rubén Ramiro, Manu Sánchez conectó un buen cabezazo que se fue por encima de la portería. Sería su última intervención en el partido, ya que acto seguido tuvo que dejarlo lesionado dejando su puesto a Marcos.
En la siguiente acción, tras una lanzamiento de falta de Llorián, de nuevo los abulenses crearon mucho peligro, ya que en el despeje un defensa soriano a punto estuvo de introducir el balón en su portería. Yposteriormente sería Manu Moreira el que desde la frontal lo intentaría saliendo su lanzamiento alto.
A pesar de esos acercamientos, los abulenses acusaban la falta de Manu Sánchez para hacerse con el control del partido, y en el minuto 24 llegaría el segundo aviso serio del Almazán para empatar. De nuevo jugada por la banda derecha con un centro al área que deja un balón suelto para que remate un delantero soriano, pero de nuevo Johan resolvió bien la situación . En el siguiente remate soriano el esférico se fue fuera.
Intentó Jimeno paliar esos problemas del Real Ávila y situó a Carlos Pascual en el centro del campo, retrasando la posición de Marcos al eje de la defensa, pero a pesar de ese cambio los abulenses en esta primera parte no se sintieron cómodos. 
El goteo de ocasiones por una y otra parte no cesaba. Y en el minuto 27 Rubén Ramiro, con un acrobático remate dentro del área tras servicio de Christian, pudo ampliar la renta abulense, pero su disparo salió centrado.
El fútbol de ataque del Real Ávila se desarrollaba por la banda derecha, al igual que el del Almazán, que de nuevo gozó de una ocasión en el minuto 32 con un remate al segundo palo que salió alto.
La respuesta del Ávila llegaría en el minuto 35, con un centro de Moreira desde la izquierda que Ramiró cabeceó fuera rozando la portería. Y posteriormente sería Carlos Pascual, en el minuto 42, el que tras robar un balón en el centro del campo, lanzó un potente chut desde 30 metros que repelió el palo.
Cuando la primera parte tocaba a su fin, el Real Ávila amplió su ventaja. Un robo de balón de Rubén Ramiro en el centro del campo le lleva a combinar con Diego Ortiz que, tras un buen recorte en el área, cede a Rubiato para que de tiro cruzado pusiese el 2-0 en el marcador.
Gran recompensa para el Real Ávila, ante un Almazán que no bajó los brazos y que aún gozó de una buena ocasión para recortar distancias antes del descanso, pero el disparo de Elvira fue repelido por Johan y el posterior rechace no fue aprovechado por Sylla para encontrar portería.
En la segunda parte, de salida Jimeno intentó compensar el juego del Real Ávila dando entrada a Domingo y retirando a Christian, que se había mostrado muy activo por la banda derecha. Echó a la banda izquierda a Ramiro y situó en la derecha a Moreira, y con ese dibujo el Ávila encontró un filón por la vertiente de Ramiro. En una de sus primeras incursiones se forzó el córner que permitiría al conjunto encarnado anotar su tercer tanto. Moreira puso el balón en juego desde la esquina y El Hazzazi, al intentar despejar de cabeza, lo introdujo en su portería. Corría el minuto 47, toda la segunda parte por delante, y el partido parecía sentenciado con el 3-0 en el marcador. 
No obstante, emergió la figura de Javier García en el Almazán y empezó a crear problemas a la defensa encarnada por su banda. Fruto de esa insistencia el Almazán distancias en el minuto 59. Tras tomar un balón en el centro del campo sorteó a varios contrarios en horizontal para avanzar hacia la banda izquierda donde entregó a Santa Cruz, que se adentró en el área y desde una posición muy escorada sacó un fuerte disparo a media altura al que no pudo responder Johan.
Ese tanto espoleó a los sorianos y de nuevo una incursión de Javier García en el 64 metió el miedo en el cuerpo al Ávila, como también lo hizo en el minuto 69.
El Ávila reaccionó y en apenas un minuto Rubiato, Javi de Mesa y Ramiro gozaron de tres claras ocasiones para sentenciar el partido, pero la más clara la tendría Calderón en el minuto 80.  Fue tras una gran jugada entre Javi de Mesa y Ramiro, que culminó cediendo a Calderón, pero su disparo cruzado a placer fue detenido por Jonathan.
A partir de ese momento el ritmo bajó por ambos conjuntos, que acusaron el desgaste. Ya en el descuento, Llorián, con un gran lanzamiento de falta que salió rozando el larguero, ponía un buen broche final a un serio encuentro del Ávila ante un Almazán muy competitivo que no puso las cosas fáciles.