La línea Medina-Salamanca para 2015 deja en el aire el futuro del tren de Ávila

M.E./ E.C.B.
-

El Ministerio de Fomento asegura que todavía es pronto para conocer si esa conexión ferroviaria afectará a la línea de Media Distancia que une Salamanca, Ávila y Madrid.

Lejos de despejarse con el paso del tiempo el panorama ferroviario de Ávila, con las innumerables mejoras que se reclaman desde hace años por parte de la sociedad abulense, aparecen nuevas sombras sobre la columna vertebral del tren abulense, la línea de Media Distancia que une Salamanca, Ávila y Madrid y que cuenta con siete servicios diarios por sentido. La ministra de Fomento, Ana Pastor, se comprometió hace unos días a culminar la electrificación de la línea férrea Medina del Campo-Fuentes de Oñoro en el año 2015, fecha en la que se podría viajar de la ciudad salmantina a la capital de España en solo hora y media o incluso en una hora y 20 minutos, según lo confirmaba el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, a la salida de la reunión que la delegación salmantina mantuvo con Pastor en la sede ministerial el 10 de mayo, declaraciones recogidas por la agencia Ical.

Desde el Ministerio de Fomento se ha asegurado a este periódico que todavía es pronto para conocer si la conexión entre Salamanca y Madrid a través de Medina del Campo, que se anuncia dentro del plazo de tres años y medio, afectará a la línea férrea Salamanca-Ávila-Madrid y, en concreto, a los servicios de Media Distancia que en la actualidad unen la ciudad abulense con la capital de España en cerca de una hora y media de trayecto.

Desde el Ministerio se asegura que todavía no hay ninguna decisión al respecto y que, en todo caso, será Renfe quien decida si el desvío de viajeros que se intuye hacia la vía Salamanca-Madrid con paso por Medina del Campo, al reducirse el tiempo de viaje de las dos hora y cuarenta minutos actuales a la hora y media e incluso menos que se prevé, obligará a reducir los servicios diarios de la línea Salamanca-Ávila-Madrid.

En cualquier caso la incertidumbre está servida, igual que lo estuvo con el proyecto de la línea de Alta Velocidad por Segovia, finalmente materializada con la consecuencia automática de la supresión de servicios con paso por Ávila hacia el norte de España.

Apuesta bien recibida. La apuesta realizada por el Ministerio de Fomento dejó, como es de esperar, «profundamente satisfechos» tanto al alcalde de Salamanca como al presidente de la Diputación, Francisco Javier Iglesias, ambos presentes en la reunión con la ministra. Según recogió entonces la agencia Ical, Mañueco habló de un «impulso decisivo» por parte de la ministra Ana Pastor a iniciativas «que reclaman la ciudadanía y el tejido social» de esa provincia. Aún reconociendo que la crisis también estuvo presente en el encuentro, subrayó Mañueco que la delegación tomó rumbo a Salamanca con un proyecto entre las manos que, desde el punto de vista turístico y empresarial, «tendrá un impacto importantísimo».

Según se detalló, el futuro tren será de carácter mixto, para viajeros y mercancías. En el tramo Medina del Campo-Salamanca ya se han terminado todos los proyectos mientras que desde Salamanca a Fuentes de Oñoro se ha realizado el estudio informativo. «El compromiso de la ministra es que ambos tramos estén terminados en 2015», subrayó el alcalde de Salamanca.
A todo esto se une que Salamanca seguirá contando con el tren de alta velocidad en el futuro plan de infraestructuras ferroviarias, que alargará de manera significativa los plazos previstos en el anterior, informó Ical.

Ávila, a la espera. Frente a ese panorama para Salamanca, el futuro ferroviario de Ávila, tanto para la Alta Velocidad de Ávila como para el tren convencional, pasa por esperar un año. Es el plazo en el que Fomento se ha comprometido a decidir, por un lado, sobre el estudio de los dos proyectos iniciados para el AVE de Ávila (por Santa María la Real de Nieva -PP- y por Segovia -PSOE-) y, por otro, sobre la mejora de la línea convencional entre Ávila y Madrid con tres posibles cambios de trazado.