El PP pide bajar impuestos que repercuta en la luz

J.M.M.
-

La diputada Alicia García apuntó algunas de las iniciativas que han planteado en el Congreso y que buscan una reducción "entre 90 ó 100 euros" de lo que están pagando las familias al año

El PP pide bajar impuestos que repercuta en la luz

El PP de Ávila reclamó este viernes la bajada de impuestos que repercuta de una manera directa en la factura de la luz, a raíz de la subida que se ha padecido desde principios de año. Así se reflejó en la reunión que la diputada del PP por Ávila, Alicia García, mantuvo con los miembros de la Vicesecretaría de Política Sectorial del PP de Ávila, que encabeza Óscar Arroyo.

García criticó que desde el 1 de enero el precio de la luz se ha encarecido un 78 por ciento con el impacto que ello representa para las familias lo que, a su juicio, es “inadmisible, cuando además la vicepresidenta Teresa Ribera dice que son unos eurillos”.

Alicia García precisó que “desde el PP consideramos que es importante hacer una reforma regulatoria que aborde y proteja al consumidor, y dé estabilidad y certeza a los reguladores, para conseguir una rebaja de la luz, que tenga una repercusión directa en las familias, que están sufriendo esto en un momento en el que además hay crisis económica, social, en el que muchas familias abulenses han perdido su empleo, están en ERTE o han tenido que cerrar sus negocios”.

Según la diputada del PP por Ávila, “estamos en esta situación porque el PSOE llega tarde siempre” y recalcó, en primer lugar, que la Ley de Cambio Climático “llega tres años tarde”; en segundo término, apuntó que “cuando gobierna el PSOE siempre hay déficit tarifario”, y recordó que durante la etapa de Rodríguez Zapatero dejó 27.000 millones de déficit tarifario y con Pedro Sánchez en su primer año, en 2019, “ya dejó 500 millones de déficit”, mientras que cuando gobierno el PP “hay superávit”, recalcó García.

Ante esta situación, “y con un gobierno peleado”, el PP lo que ha propuesto son distintas iniciativas en el Congreso. Según explicó Alicia García, han planteado enmiendas a la Ley de Cambio Climático, también en los Presupuestos Generales del Estado y han presentado una Proposición de Ley, que se debatió en el Pleno de la pasada semana y fue rechazada por PSOE y Podemos. En esta proposición pidieron que se tomen medidas “de manera urgente” para que tenga “un efecto inmediato en la factura de la luz que pagan los abulenses y los españoles”. Para ello proponen una bajada del Impuesto sobre la Producción Eléctrica, que está en el 7%, y piden que se rebaje al 0%. A su vez, proponen la reducción de costes regulatorios, a la actividad productiva que se lleva a cabo en las islas o del coste de asignación del déficit tarifario. Estas medidas proponen que sean con cargo a los Presupuestos Generales del Estado para que tengan una repercusión directa en las familias y les suponga una reducción en torno a 90 ó 100 euros de lo que pagan al año. Ese dinero se obtendría, señaló la diputada del PP, reduciendo la estructura de los ministerios y de asesores, “y ese gasto superfluo dedicarlo a reducir la factura de la luz de los españoles”.

Una vez rechazada esa Proposición de Ley la volverán a plantear en el Congreso en esta ocasión como Proposición No de Ley “para que el Gobierno rectifique”.

García recordó que cuando ellos gobernaron pusieron en marcha el Bono Social, que suponía una reducción del 25% del coste para las familias más vulnerables, y señaló que este jueves propusieron en el Congreso que se mantuvieron para las familias numerosas, “y el PSOE y Unidas Podemos tumbaron la iniciativa”.

Por su parte, Óscar Arroyo ahondó en dos aspectos que ha planteado el Gobierno que, a su parecer, son “lesivos” y “equívocos”. Por una parte, y sobre los tramos horarios, precisó que “más del 50% de lo que el consumidor, la pyme o el autónomo paga son peajes, son impuestos directos, con lo que el argumentario de los tramos horarios se desmonta”. A su vez, según Óscar Arroyo, “este tema de los tramos horarios implica de alguna manera responsabilizar conceptualmente al propio consumidor, y podría culparle de ese gasto excesivo, lo cual traslada al empresario, al emprendedor, al consumidor esa sensación de que somos responsables de ese incremento de algún modo”. Para Óscar Arroyo, ese planteamiento de tramos horarios “disfraza” unos “costes irreales que trasladan al ciudadano una sensación irreal de que es responsable de ese gasto, y no es así”.