Los rastreadores ponen en cuarentena a 128 abulenses

E.Carretero
-

Ávila cuenta con catorce profesionales sanitarios encargados de realizar el seguimiento y control de los casos que se vayan detectando en Atención Primaria y de garantizar la realización de pruebas que sirvan para aislar a los afectados

Los rastreadores ponen en cuarentena a 128 abulenses - Foto: Isabel García

Localizar y vigilar a los contactos de los casos positivos para aislarlos y frenar la expansión del virus. A grandes rasgos, ese es el trabajo de los rastreadores del Covid-19 o responsables de Salud Pública y Comunitaria, como prefiere llamarlos la consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado. Se trata de una red de profesionales sanitarios responsables de realizar el seguimiento y control de los casos que se vayan detectando por los médicos de Atención Primaria y de garantizar la realización de pruebas PCR que sirvan para aislar a los afectados.
En el conjunto de Castilla y León se cuenta con en torno a medio millar de rastreadores, intentando cumplir con estas cifras con el criterio de la Consejería de Sanidad de que haya un profesional de este tipo por cada 5.000 habitantes, y de ellos, según la información facilitada por la Administración regional, catorce desarrollan esta actividad de seguimiento en la provincia de Ávila.
Los rastreadores del Covid-19 son una figura clave dentro del proceso de desescalada  de modo que cada centro de salud tiene asignado un profesional de referencia que se encarga de hacer el seguimiento de los casos positivos que van diagnosticando los médicos de Atención Primaria así como también de identificar a la red de contactos de cada contagiado para evaluar en qué casos es necesario adoptar medidas de aislamiento que eviten la propagación del virus y la aparición de nuevos brotes.
De hecho, en estos momentos los catorce rastreadores Covid-19 que desarrollan su actividad en las 22 zonas básicas de salud que existen en la provincia de Ávila, pudiendo llevar el estudio de contactos de una única zona o de varias, tienen en situación de cuarentena a 128 abulenses, bien por habérseles diagnosticado la enfermedad o por haber mantenido contacto directo con algún enfermo que haga sospechar sobre un posible contagio.
La consejera de Sanidad explicó hace un par de semanas que en el caso de Castilla y León el criterio de que haya un «rastreador» por cada 5.000 habitantes  encaja prácticamente con la distribución de los centros de salud, si bien precisó que en zonas urbanas esta realidad cambia y allí se concentran varios responsables hasta distribuir por toda la Comunidad a al menos medio millar de profesionales de este tipo.