Los sanitarios recuerdan a sus compañeros fallecidos

P.R.
-

Convocados en esta provincia por el Colegio Oficial de Médicos y por el Sindicato Médico, se celebraron ayer concentraciones de trabajadores en centros de salud y hospitales

GALERÍA

Concentración sanitaria

Sanitarios de centros de salud y de  hospitales de la provincia de Ávila se concentraron ayer en las puertas de sus lugares de trabajo en la capital y provincia como recuerdo y reconocimiento a sus compañeros fallecidos en el ejercicio de su deber como consecuencia del COVID-19. En las concentraciones, que se prolongaron durante dos minutos (un minuto de silencio y otro de aplausos) se recordaron a todos y cada uno de los compañeros que han fallecido en las últimas semanas.
En el caso de la provincia de Ávila concentraciones estaban organizadas por el Colegio  Oficial de Médicos de Ávila y el Sindicato Médico. Tanto el presidente del Colegio de Médicos de Ávila, Manuel Muñoz, como el del sindicato Médico Miguel Otero mostraron su respeto por los compañeros fallecidos y el apoyo a sus familias.
A nivel nacional la convocatoria ha corrido a cargo del Foro de la Profesión Médica, que está integrado por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (FACME), Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud (CNECS), Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), y Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina (CNDFM).
Los sanitarios recuerdan a sus compañeros fallecidosLos sanitarios recuerdan a sus compañeros fallecidosJustifican los organizadores de estas concentraciones que con todas ellas pretenden «recordar a los cerca de 50 médicos que se han dejado la vida por estar en primera línea de esta batalla». «Se trata –prosiguen afirmando– de compañeros de todas las especialidades, especialmente de Atención Primaria y Urgencias, que en una muestra más de su responsabilidad y vocación han puesto la seguridad y salud de los pacientes por encima de la propia, sacrificando sus relaciones familiares e incluso su propia vida. Son, a fecha de 10 de mayo, más de 48.046 sanitarios infectados, una tasa superior al 20% que se ha convertido en la más alta de Europa». Yrecuerdan a «Francesc, José Manuel, Sara, Luis, Isabel, Jesús, Albert, Antonio, Nerio, Emilio, etc, son algunos de los nombres de quienes se expusieron al virus desde el principio para salvar la vida de sus pacientes».
Y declaran también que el objetivo principal que les ha llevado a organizar estas concentraciones es que «sus nombres no queden en el olvido».