Tras las huellas de los vetones

E.C.B
-
Tras las huellas de los vetones

Chamartín celebra la festividad celta de Lugnasad con una feria agroalimentaria de productos artesanos, música celta por sus calles y demostraciones gastronómicas con Ávila Auténtica

Chamartín mantiene muy vivo su pasado vetón, unido al castro de la Mesa de Miranda, y como cada año celebró este fin de semana la fiesta de Lugnasad, con importantes novedades en esta edición como la representación teatral del sábado en el castro en torno a la actividad arqueológica desarrollada en el mismo, o el taller de arqueología infantil que se ha venido desarrollando durante la semana y que este domingo concluyó con una visita a los vestigios celtas.
También en la jornada de ayer abría sus puertas el ya tradicional mercado agroalimentario, con una treintena de puestos artesanos en los que se podían comprar y degustar desde quesos y embutidos de Solana, Zamora o Guijuelo, hasta licores, miel, caracoles, garrapiñadas, panes y dulces, pero también adquirir artesanía en vidrio, marroquinería, colgantes, juguetes de madera o incluso calzado.
Y todo ello ambientado con la música de Enclave de Gredos, que durante la mañana fue recorriendo las calles del mercadillo, en las que también se dio cita la marca colectiva de la Diputación, Ávila Auténtica, con un expositor en el que se realizó una demostración gastronómica con productos amparados por la misma, consistente en un cochinillo con hongos, crema de patata con aceite de oliva y membrillo. Precisamente en ese stand se celebró un concurso de cocina en el que participaron alcaldes de la zona.
Y para arropar esta feria en primera persona, se acercó hasta Chamartín la presidenta en funciones de la institución provincial, Beatriz Díaz, que recorrió los distintos puestos artesanos acompañada por el alcalde del municipio y también diputado provincial, Ángel Jiménez, y por miembros de la Corporación municipal y vecinos.

Tras las huellas de los vetones
Tras las huellas de los vetones